intuition

¿Sabes que nuestra intuición es más poderosa que la razón?

 

Estamos programados para tomar decisiones rápidas. Analizar en segundos. La parte del cerebro que actúa así es la más desarrollada porque de ello dependía nuestra supervivencia.

La parte que razona y da mil vueltas a las cosas surgió después y está mucho menos desarrollada. Por eso pensamos peor que intuímos. Por eso lo que hacemos de primeras suele ser más acertado que aquello que tardamos meses en decidir. Deberíamos de confiar más en nosotros y nuestra intuiciones.

En los negocios se habla mucho de intuición. Muchos emprendedores te hablarán de pasión y de intuición. Son emociones puras. No es lo que pensaron que iría bien. Muchas de las cosas surgen de intuiciones más primitivas.

ENTRENANDO LA INTUICIÓN

La intuición es algo que está en nosotros. Cómo todo podemos entrenarla.

Para empezar tenemos que creerla. Cómo cuando creemos a nuestros hijos. Confiar en que está ahí.

Tenemos que visualizar en qué parte de nuestro cuerpo se refleja. Las emociones, si nos paramos a observarlas, nos mueven una zona del cuerpo. Por eso la ansiedad mucha gente la define como «un nudo en el estómago» y el amor «desde el corazón», podemos observar de qué parte de nuestro cuerpo surge la intuición. La intuición suele venir acompañada de otra serie de emociones como el miedo, alegría, amor, tristeza. Confiemos en lo que nos hace sentir la intuición.

Prueba a acuar según tu intuición más veces y observa lo que pasa.

Quizás en un mundo como este, la intuición la hemos dejado de lado ¿Qué tal si conectamos de nuevo con quien realmente somos?

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
personales
Eva González Mariscal

Estoy en Matalascañas mientras arde Doñana

Anoche decidimos venir a Matalascañas antes de saber del incendio que amenazaba Doñana. Para quien no lo conozca, Matalascañas es una zona de playa próxima a Sevilla, donde muchos venimos a pasar el día o tienen segundas residencias. Vinimos a casa de la familia de Alfonso a pasar algunos días.

#13 No estás cansada, estás desmotivada

Hace unos meses os conté en Facebook algo que le pasa habitualmente a mi hijo. Para comprender esta historia tienes que saber que mi hijo Gabriel es un niño muy activo. No para quieto, no se sienta casi nunca, y tan pronto para su actividad se duerme en cuestión de

Familia
Eva González Mariscal

He vuelto a mi blog, mi casa

Hola. He vuelto al blog. Y además he vuelto con las cosas más claras que nunca de por qué estoy aquí, y a razón de escribir acerca de la maternidad y la familia. Nunca me he sentido una más. Con esto no quiero decirte que me haya sentido menos, ni