eva gonzalez mariscal bloguera

La crisis de los dos años y dormir con plastilina

¡Ayuda!

Cómo sabréis a pesar de mi positividad y optimismo general, estoy pasando por esa parte de la maternidad estresante y agobiante que llamáis «crisis de los dos años».

Yo os voy a exponer otro problema que tengo y necesito que me ayudéis. Esta vez os voy a hablar de un problema recurrente: cosas que necesita para dormir.

A la pequeña ahora le da por dormir con peluches y ¡plastilina! Y si no le dejas la plastilina se tira al suelo y hace lo de la estrella de mar en crisis histérica.

¿Cómo conseguís sobrevivir a las rabietas por caprichos como ese? ¿Cómo hacéis para que duerman con cosas normales como un Peluche?

La verdad es que yo por más que lo intento no encuentro el modo de dormirla sin todo. Y al retirarle las cosas por la noche, por las mañanas se pone a buscarlo todo como una posesa.

Así que supongo que tendré que armarme de paciencia para sobrellevar estos hermosos dos años de vida de la pequeña.

Comparte este post

acoso en redes
Foto
Eva González Mariscal

El acoso nunca es culpa de la víctima

Dejad de decir a las adolescentes que tienen la culpa de lo que les pase si comparten su foto. Hace unos años, una pareja mía me contaba que cuando quedaba con sus colegas de universidad a hacer trabajos, se dedicaban a hacer composiciones de chicas de su clase y mujeres

exposicion-el-faraon-egipto
planes en sevilla con niños
Eva González Mariscal

Exposición de El Faraón con niños

El pasado domingo fuimos en familia a ver la exposición sobre egipto en el CaixaForum. La verdad es que me encanta visitar museos con mis hijos. Y en general las actividades culturales con ellos. En Caixaforum la entrada de los menores de 16 años es gratuita y además hay un

eva gonzalez mariscal
espiritual
Eva González Mariscal

La razón por la que mi fui de Instagram (y luego volví)

Os cuento porque dejé Instagram. Para empezar, tienes que saber que a  mí me gusta ver gente guapa y en forma. Me gusta mucho. Pero es que hay algo de esas fotos que me sacaba de mis casillas. Esas frases arrogantes, espirituales o de profundo nivel intelectual que copiaban de