eva gonzalez mariscal bloguera

La crisis de los dos años y dormir con plastilina

¡Ayuda!

Cómo sabréis a pesar de mi positividad y optimismo general, estoy pasando por esa parte de la maternidad estresante y agobiante que llamáis «crisis de los dos años».

Yo os voy a exponer otro problema que tengo y necesito que me ayudéis. Esta vez os voy a hablar de un problema recurrente: cosas que necesita para dormir.

A la pequeña ahora le da por dormir con peluches y ¡plastilina! Y si no le dejas la plastilina se tira al suelo y hace lo de la estrella de mar en crisis histérica.

¿Cómo conseguís sobrevivir a las rabietas por caprichos como ese? ¿Cómo hacéis para que duerman con cosas normales como un Peluche?

La verdad es que yo por más que lo intento no encuentro el modo de dormirla sin todo. Y al retirarle las cosas por la noche, por las mañanas se pone a buscarlo todo como una posesa.

Así que supongo que tendré que armarme de paciencia para sobrellevar estos hermosos dos años de vida de la pequeña.

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email

#14 El poder extraordinario de decir que NO y punto

Qué gustazo es decir un «no» a tiempo. Ese no que cuesta que salga de la boca. Que, por alguna razón extraña, te cuesta desde dentro decir ese «no y punto». El máximo exponente del «no» que no se dice, es ese momento en que estás en un grupo de

11190812_700168366761643_785817271_n
negocios personales
Eva González Mariscal

¿Y si nada me apasiona?

He querido escribir este artículo porque puede que no encuentres lo que te apasione y estás harto de leer en blog que te dediques a lo que te apasione. Y resulta que incluso Steve Jobs, que dijo que trabajaras en aquello que te apasione, no es que fuera ningún apasionado

imagen-podcast
podcast
Eva González Mariscal

016 Cómo hacer un diagnóstico para un plan de marketing

Solemos hacer, hacer y hacer todo lo que vemos o nos cuentan que funcionan, pero necesitamos sentarnos a reflexionar para ver qué podemos aprovechar de las oportunidades que se van planteando y cuáles son las fortalezas de las que podemos tirar para que nuestro negocio funcione mejor. Por todo esto