eva gonzalez mariscal bloguera

La crisis de los dos años y dormir con plastilina

¡Ayuda!

Cómo sabréis a pesar de mi positividad y optimismo general, estoy pasando por esa parte de la maternidad estresante y agobiante que llamáis «crisis de los dos años».

Yo os voy a exponer otro problema que tengo y necesito que me ayudéis. Esta vez os voy a hablar de un problema recurrente: cosas que necesita para dormir.

A la pequeña ahora le da por dormir con peluches y ¡plastilina! Y si no le dejas la plastilina se tira al suelo y hace lo de la estrella de mar en crisis histérica.

¿Cómo conseguís sobrevivir a las rabietas por caprichos como ese? ¿Cómo hacéis para que duerman con cosas normales como un Peluche?

La verdad es que yo por más que lo intento no encuentro el modo de dormirla sin todo. Y al retirarle las cosas por la noche, por las mañanas se pone a buscarlo todo como una posesa.

Así que supongo que tendré que armarme de paciencia para sobrellevar estos hermosos dos años de vida de la pequeña.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

#14 El poder extraordinario de decir que NO y punto

Qué gustazo es decir un «no» a tiempo. Ese no que cuesta que salga de la boca. Que, por alguna razón extraña, te cuesta desde dentro decir ese «no y punto». El máximo exponente del «no» que no se dice, es ese momento en que estás en un grupo de

Familia
Eva González Mariscal

Me da pena mi ropa por eso la tiro

La verdad es que nos va muy bien. No paran de contratanos y de llegar clientes. Tanto clientes nuevos como clientes de hace diez años. Así que vamos a quitar el vestidor de casa y convertirlo en una oficina. Pero con los niños más mayores en casa y un bebé

Foto
Eva González Mariscal

Si quieres que te vaya mejor haz esto

Me parece muy importante que sepas esto para que tu vida de un giro de ciento ochenta grados. Te voy a plantear que a partir de ahora hagas algo realmente sencillo que te va a revolucionar la vida: Hace ya la friolera de siete años tenia una compañera Húngara de