evaor

La libreta de las decisiones valientes

 

Por motivos ajenos a mi voluntad, tengo que seguir una cuenta de Instagram de una chica que toma decisiones que no cumple. Vive en un estado de incoherencia vital constante. Cada trimestre dice que va a hacer más deporte. Sale un día con mallas y ya no se le ve más hacer deporte.

Días después dice que va a dejar de fumar. Unos cuantos días después sale con un cigarro en la mano.

Decide que va a estudiar y poco después una foto de un libro que nada tiene que ver.

Seguro que más de una de las que leéis mi blog os sentís identificadas.

A veces es bueno decir las cosas porque así no hay marcha atrás. Pero en algunas personas cuyo entorno está más que acostumbrado a que nunca cumpla, lo que dice no es ninguna ayuda.

Todo lo contrario, en un entorno así a lo largo de los años, acaban mirándote con desconfianza.

Y para cuando llegas a los treinta o los cuarenta ni te escucha. O se ríe. Y dime tú para qué te va a servir decirlo, ni publicarlo.

La única persona que necesitas de acuerdo contigo es a ti.

¿Qué vas a hacer para cambiar tu vida? ¿Estudiar? ¿dejar de fumar? ¿montar un negocio? ¿dejar a tu marido?

¿Te hace feliz?

Piénsalo.

¿Te compensa?

Porque estoy segura que cuando alguien no hace algo, por tóxica que sea su conducta es que no le compensa.

No le hace suficientemente feliz.

¿Cuales son tus prioridades ahora?

Solo tres. Más de tres son imposible.

Las mías son cuidar de mis hijos y mantenerlos a salvo la primera. La segunda disfrutar de mi maravilloso esposo, porque solo en él reside una gran parte de los placeres que tengo en mi día a día. Y el tercero es mi negocio, que tengo que volver a levantar y crecer.

Es posible que para cuidar bien de los niños y mantenerlos a salvo lo mejor sea quitar muchas otras actividades que me gustan, y trabajar más y tener más tiempo para ellos.

Para disfrutar de mi marido como nos gustaría y disfrutar de nuestra vida quizás necesitemos otros espacios, vivir en otro lugar y tener más diposibilidad de horas.

Y mi negocio requiere tiempo, esfuerzo y constancia. Y necesita muchísimas decisiones a tomar difíciles.

Cada decisión implica esfuerzo, dinero, constancia y tiempo para llevarlo a cabo.

Y el autocuidado, que es algo transversal a cualquier objetivo de la vida.

Estar bien para que todo vaya bien.

Libreta

Lo he intentado con la libreta analógica pero no puedo por ahora.

Así que abrí una libreta en evernotes para anotar mis decisiones a tomar

¿Quiero cambiar de espacio me haría feliz y es necesario ? Sí y sí

¿Quiero tener más responsabilidades familiares te haría feliz o es necesario? No y no

¿Quiero dedicar más tiempo a mi profesión y es necesario? Sí o sí

¿Quiero trabajar por una visión de empresa más grande y tradicional? ¿Te hace feliz y es necesario? Sí y no.

Cuando algo, como estoy último no es necesario pero me hace feliz y está en sintonía con mis prioridades no hay vuelta atrás.

Para avanzar tienes que tomar decisiones. Es lo fundamental en este tema. Y no puedes darle todo el tiempo del mundo para tomarlas.

No puedes posponer ilimitadamente las decisiones valientes. Las tienes que tomar ahora.

A una edad como la mía, con niños y marido estupendo, las decisiones se toman en base a algo muy simple: ¿Te hace feliz?

Cuando estoy triste, cojo el Evernotes, mi libreta virtual. Anoto todo lo que podría hacer en ese momento que me hace feliz.

Ahora mismo:

Me haría feliz terminar la sesión de fotos de cliente que llevo posponiendo días

Me haría feliz un poco de música animada para hacer las fotos

Me haría feliz poner un poco de orden al salón y mi dormitorio.

Y me hará feliz mi padre si tiene una cerveza fría cuando llegué a recoger unos cuantos niños a su casa.

El ser humano a veces es capaz de ser feliz solo con imaginar la satisfacción del objetivo.

Esta tarde, objetivo cámara y cerveza fría.

Será la edad. Y los sueños grandes. Me tienen intensa.

Y punto.

 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Carta a una adolescente

Esta carta está dedicada a mi hermana de 12 años. Vuela alto. Desde mis 30 años estoy en mi derecho a decirte muchas cosas. Ahora comienzas tu adolescencia, tú ya has notado que las cosas están cambiando dentro de tí, pero aun no es nada para lo que te espera.

cine en familia
Eva González Mariscal

¿A partir de qué edad se pueden llevar a los niños al cine?

Cuando tenemos un hijo, estamos acostumbradas a ir y venir de viajes, al cine, de cenas… Y cuando tenemos un pequeño cachorrito, es cierto que seguimos viajando de otro modo, vamos a cenar, generalmente a otros sitios y a otras horas. Pero es quizás el cine la actividad que en

mamá emprendedora
Eva González Mariscal

Cuando trabajas en casa y tienes interrupciones constantes

Uno de los problemas principales a gestionar cuando trabajas en casa son las constantes interrupciones por parte de otros miembros de la familia. Algo que es capaz de sacar de sus casillas al más serenos. A mis hijos trato de educarles de que cuando estoy en la oficina estoy trabajando