photo-1428189923803-e9801d464d76

Los que recorren el camino que no conoces todavía

Yo me di cuenta cuando buscaba ayuda que sólo podían ayudarme los que ya habían recorrido el mismo camino que yo. Me di cuenta que lo que hacía, esto de exponerme, tenía que ver menos con el ego y más con la ayuda a los demás.

No sé tú, pero yo estoy cansada de páginas informativas y de blogs que copian y pegan. No hay nada que me llene más que alguien que me diga «yo estuve allí».

Lo más relevante que tengo es mi experiencia vital. Por eso no quitaría ni uno sólo de mis años, ni uno sólo de mis tropiezos, ni uno de mis lloros, de mis errores… Bueno, alguno sí para qué engañarnos. Pero dentro del sentido que queremos darle a la existencia que tenemos es la ayuda a los demás cuando andamos por senderos desconocidos. Cuando damos luz a nuestra historia abriendo paso.

A veces somos miedosos, y no nos atrevemos a dar el paso para hacer lo que queremos. Requiere de mucha valentía hacer cosas que nos dan miedo. Nos quedamos en lo cómodo, en lo de siempre. Y cuando damos un paso por un camino diferente lo damos por nosotros y los que vienen detrás.

No confío nada en la gente que hace lo mismo que los demás. No me fío de los gurús que sin experiencia repiten lo que han leído en otras páginas americanas y ni siquiera citan. Será que yo siempre que hablé desde mi posición de consultora lo hacía desde la experiencia, el análisis y mientras fuí al lado de otros consultores aprendiendo. Quizás porque eso de ser consultora de negocios lo hice antes de Internet.

Me molesta tanto eso como los consejos que dan las madres sin ser madres ni haberse llevado meses estudiando sobre algo específico de un niño. Y cuando dicen eso de «es de sentido común», ya flipo. Recuerdo una «experta» en negocios en Internet que hablando conmigo me soltó algo así como que en realidad los negocios es algo de «sentido común», y le contesté que eso lo hablara conmigo después de hacer varios CashFlow de tesorería sin arruinar un negocio. Cerró su Web a finales de 2015 y dejó de dar consejos… En realidad nunca ganó mucho dinero en Internet. Casi nada, más bien.

Yo estudié mucho, me formé, trabajé fuera y dentro de Internet y aún así no lo sé todo. Y además consigo que mis negocios funcionen y cuando aconsejo y siguen mis consejos lo consiguen. Aún sé cuando una idea funciona o no en Internet y llevo cuatro años comprobando si me equivoco.

Todavía sigo sin saber cómo han comprobado «las diez tecnicas de venta directa que funcionan de verdad», sin haber vendido nunca, ni haber realizado trabajo de campo, o haber ido detrás de comerciales. Y supongo que eso le pasa a mucha gente en sus profesiones.

Y me disgusta que la gente a base de márketing desbanque a gente muy buena que conozco en su profesión.

Pero como la experiencia es un plus, he visto cómo esa gente va desapareciendo. Quiero decir, que les dura poco. Creo que porque se aburren del tema, porque nunca fue su verdadera pasión. No les gustó en realidad. Sólo vieron una forma de sobrevivir.

Yo mis terapeutas los elegía por sus conocimientos pero también por su experiencia vital. Sus itinerarios personales. Ambas cosas eran importantes para mí.

Y la pasión por lo que hacen.

Nuestra propia vida y experiencia es el camino de otros. Por encima de los títulos. Por encima del márketing.

Por cierto… He vuelto multiplicada por dos. Una energia nueva. Y voy a volver al ·servicio·

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
mamá emprendedora
Eva González Mariscal

La regla y el autoshiatsu

Una de las entradas más leídas de mi blog es uno donde hablo de que ya no me duele la regla. Hace unos años me volví alérgica a los antiinflamatorios. Yo creí que no iba a poder resistir un solo día de regla sin ellos. Y nunca más volvió a

educación
Eva González Mariscal

Familias reconstituidas: cuando los niños se conocieron

No recuerdo haber contado aquí nunca cuando los niños se conocieron. De esto hace ya más de tres años. Ya llevábamos algunos meses de relación cuando Alfonso y yo decidimos que los niños se conocieran. En realidad nos daba pena que teniendo edades tan similares y mi hijo y la

Cómo editar tu propio libro. Por Pilar

No me podía resistir a la historia de Pilar Fonseca del blog Todomundopeques. Editar un libro y venderlo por tu cuenta sin la ayuda de una editorial detrás apoyando es difícil. Era una historia que tenía que contarse, así que aquí os dejo con ella. Bueno esa era la intención, sobre