#2 Porqué me pasa esto a mí

poco

En este post quiero darte un único e importante concepto: La vida transcurre de una forma natural, y lo natural no tiene absolutamente nada que ver con el concepto de justicia. La justicia es un algo que inventamos los humanos, y aspiramos a ello, pero no existe en la naturaleza.

Yo también he tenido pérdidas muy importantes en mi vida, y sé que aún quedan muchas que llegarme. Las pérdidas de personas que quieres, la de amigos que se van, personas que te abandonan o dejan de quererte. También mi propia pérdida de identidad. En la vida a veces nos perdemos incluso a nosotros mismos. Y a veces no tiene que ver con un proceso lógico, en la naturaleza están también los accidentes y las casualidades. No es justo, pero es natural.

Todos pasamos procesos dolorosos que perdemos cosas importantes y con ellas sentimos que se va una parte importante de nosotros mismos. No es justo. Pero entra en el ámbito de lo natural. Un pequeño cambio de mentalidad marca la diferencia entre la víctima y el superviviente. Podemos entender que nuestra vida la marca el papel que elegimos vivir. Yo soy de las supervivientes. Y aunque las cosas siguen doliendo, porque es inevitable, es natural que duela, se soportan mucho mejor si las entendemos como procesos naturales. Y con ello seguimos adelantes.

Al final nos preguntamos ¿somos felices? ¿Qué sentido tiene todo lo que hacemos si no es ser felices y compartir la felicidad con las personas que están cerca de nosotros?

Yo me lo pregunto mucho, me frustro cuando estoy triste porque sé que no doy lo mejor de mi. Y lucho siempre por recomponer las piezas que se han roto y volver renovada y con fuerza. Cada vez se hace más fácil según practicas, los momentos tristes duran menos, y se afrontan de manera diferente. Como un proceso, sin oponer resistencia a lo inevitable.

¿Te ha pasado también a ti?

Comparte este post

IMG_20170501_205134
Familia
Eva González Mariscal

Me da pena mi ropa por eso la tiro

La verdad es que nos va muy bien. No paran de contratanos y de llegar clientes. Tanto clientes nuevos como clientes de hace diez años. Así que vamos a quitar el vestidor de casa y convertirlo en una oficina. Pero con los niños más mayores en casa y un bebé

embarazada
Familia
Eva González Mariscal

Sí, ¡estoy embarazada!

La verdad es que estoy muy feliz. Para mí este embarazo es una auténtica bendición. Lo vivo en esta ocasión con la experiencia ya de tener otro hijo y la madurez de tantas y tantas cosas vividas en estos siete años… Un momento de máxima creatividad desde el centro de