#14 El poder extraordinario de decir que NO y punto

poco

Qué gustazo es decir un «no» a tiempo. Ese no que cuesta que salga de la boca. Que, por alguna razón extraña, te cuesta desde dentro decir ese «no y punto».

El máximo exponente del «no» que no se dice, es ese momento en que estás en un grupo de WhatsApp donde al principio, pues sí, pero después dice ¿donde está la afinidad? No, no lo digo por mis mamás blogueras de WhatsApp capaces de ayudar a tope.

Son por esas redes que son de cercanía, pero que te das cuenta que no de afinidad. Son ese tipo de redes donde hay un noventa por ciento de personas que sí que te gustan y que te resultan interesante, pero un escaso diez por ciento no tienes nada en común con ellas.

Y cuesta, a mí cada vez menos, pero saber decir que»no» es necesario.

Creo que una de las cosas más difíciles a las que nos enfrentamos, sobre todo las mujeres es a decir un «no» a tiempo. No un «no» de esos cuando ya está la cosa más liada de la cuenta. Es ese «no» que hace que las cosas se queden ahí y que te hacen quedar incluso bien. Ese «no» que hará que te alejes de esas personas tóxicas.

Decir que «no» a tiempo tiene muchas ventajas:

  • Te libera tiempo. Sentirte comprometida con algo que no te agrada, te apetece o el esfuerzo es monumental, es tiempo. Yo no tengo mucho tiempo libre, seguramente tú tampoco. Haz que tu tiempo merezca la pena. Por tanto, si vas a invertirlo en otra persona, que merezca la pena para ambas.
  • Te da más espacio. Cuando no decimos que no a personas que no nos interesan, invaden nuestro espacio (aunque sea en lo virtual). Si consigues más espacio consigues que esos huecos se llenen de buena manera. Si algo he aprendido de mi dieta (con la que he perdido casi cinco kilos en una semana) es que primero hay que desintoxicar, y luego los buenos nutrientes se absorven mejor.
  • Te hace sentir el control. Control sobre lo que te pasa, con quien estás en qué inviertes el tiempo. Mujer poderosa.
  • Porque aprendes a querer mejor a ti misma y a la gente que te rodea. Esa gente que tú has elegido que entre en tu vida, aunque haya sido por casualidad. Porque realmente cuando limpias con un «no» aprendes a dar sí más sinceros.
  • Ganas en honestidad. La honestidad es la virtud que más lejos te va a hacer llegar en la vida. Cuando una es honesta consigo misma y con los demás las cosas funcionan mejor.

Pero no es fácil decir un no, por eso:

  • Cuando digas no, sé honesto y transparente con la razón. Ya que vas a decir no para ser honesto, no lo estropees mintiendo con el motivo.
  • Decir la verdad no significa herir a otros. Un buen psicólogo me dijo una vez: «La verdad duele, pero la mentira hace daño»
  • Puedes decir las cosas de manera que no sea ofensiva, y hacerlo lo más asertivamente posible.

Pero di que «no» cuando las circunstancias lo requieran. De hacer lo contrario, lo que conseguirás es tener menos oportunidad de dedicar el tiempo y el espacio en algo que realmente te guste y te haga feliz.

Espero que disfrutes de una nueva vidas con un equilibrio perfecto entre el «sí» y el «no». Es la clave de sentirte de nuevo poderosa.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

#11 Crea nuevos hábitos. Cambia de rutina.

Si quieres conseguir resultados diferentes, necesitas hacer cosas diferentes. Pero no se trata sólo de actitud. La mayoría de cosas importantes que queremos conseguir requieren de constancia. Y esto implica que tendremos que repetir una serie de tareas durante más o menos tiempo. El conjunto de hábitos es nuestra rutina.

regalos embarazada
embarazo
Eva González Mariscal

Mis 7 mejores regalos para una embarazada

Muchas amigas me preguntan qué pueden regalar a una embarazada. Yo llevo dos embarazos ya, así que tengo competencia en el tema. Normalmente me preguntan porque tienen una amiga o hermana que se ha quedado embarazada. Yo os cuento los regalos que más me han gustado. Regalos de embarazo me

#3 No sé cual es el primer paso para empezar

Nos informamos demasiado, pensamos demasiado y actuamos poco. Nada es peor enemigo del cambio que seguir ahí sentada pensando. Si quieres que te pasen cosas haz cosas. ¿Sabes porqué yo no hacía cosas? ¿Porqué siempre que hacía algo era detrás de alguna empresa o de otra persona? Porque tenía miedo.