rabieta crisis dos años

Rabietas de la crisis de los dos años

Esta sería la decimosexta rabieta de la media hora de compras. En concreto en esta estaba vaciando el carro del super. Y ella quería los lacasitos. Y el bol de Mini Mouse. Y todo.

Sus dos años de experiencia, de vida, los pasa entre rabieta y rabieta. Odia las trancisiones. Irse del parque, irse de casa, irse del columpio.

Tiene una táctica que le llamó la estrella de mar. Que consiste en tirarse al suelo y moverse como una estrella de mar con tres cafés con cafeína bien grandes en el cuerpo. Y gritar como una posesa. Generalmente sin lágrimas.

La gente me mira como si la niña tuviera un interruptor de «off» con el que pudiera apagarla. Pero aún no leí su manual de instrucciones.

En fin, los años pasan y vendrá el autocontrol y dormir noches enteras. Pero hoy eso ocurre en un universo lejano y desconocido.

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email

Cómo hacer en casa un stand para tartas

/tres-stand-tartas-cartel.jpg»> Ahora en verano me apetece hacer cosas. Y algunas que implican spray de pintura, mejor ahora que podemos salir fuera sin morir de frío. Así que aunque el stand en sí no es muy de verano (porqué no estoy por hornear mucho en verano), pero para prepararlo ahora es

PROGRAMA EMPRENDEDORES. II EDICIÓN.

    Matrícula: Abierta Puedes empezar hoy mismo, tan pronto como te matricules recibirás todo el material que se ha realizado hasta ahora en tu email. Duración: 7 meses (termina en Junio de 2014)   Precio: 25 euros  Quiero presentarte el nuevo programa emprendedoras. Un curso hecho a la medida

IMG_20151212_213007
espiritual
Eva González Mariscal

Lo que descubrí este año y me marcó profundamente.

Este 2015 lo ha marcado de manera clara mis uniones, mis miedos y mi remontada. Este año he sentido una lucha constante contra mí y conmigo misma, en un entorno extremadamente duro, incierto y complejo. Áspero en lo emocional, con el que finalmente me he sentido tremendamente poderosa. Nadie apostó