rabieta crisis dos años

Rabietas de la crisis de los dos años

Esta sería la decimosexta rabieta de la media hora de compras. En concreto en esta estaba vaciando el carro del super. Y ella quería los lacasitos. Y el bol de Mini Mouse. Y todo.

Sus dos años de experiencia, de vida, los pasa entre rabieta y rabieta. Odia las trancisiones. Irse del parque, irse de casa, irse del columpio.

Tiene una táctica que le llamó la estrella de mar. Que consiste en tirarse al suelo y moverse como una estrella de mar con tres cafés con cafeína bien grandes en el cuerpo. Y gritar como una posesa. Generalmente sin lágrimas.

La gente me mira como si la niña tuviera un interruptor de «off» con el que pudiera apagarla. Pero aún no leí su manual de instrucciones.

En fin, los años pasan y vendrá el autocontrol y dormir noches enteras. Pero hoy eso ocurre en un universo lejano y desconocido.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
eva_mariscal
Foto
Eva González Mariscal

Mi hijo, mi tribu, mi centro

Yo tengo una niña herida que me impide estar en mi centro de vida. He pasado a ratos por cordura y por locura, a veces, a ratos… Solo a veces, quieres tanto cambiar algo, agarrar algo, que traspasas los límites de la cordura. Lo he vivido y lo he visto

IMG_20150806_205756
Foto
Eva González Mariscal

La autodefensa también es autocuidado

Yo fui parte de ese Internet peligroso, incipiente. El de los chats con extraños siendo adolescente y el porno en cada búsqueda de Google. En una de mis conexiones de chat di con un acosador. Era aún adolescente y esa fue mi primera incursión en el mundo hacker. Me amenazó