#10 Evita a los envidiosos

poco

La envidia es una enfermedad. Todos en algún momento hemos sentido envidia. Entendamos la envidia como la emoción negativa que nos produce que a otra persona le vaya bien y tenga éxito. Y sí, lo hemos sentido todos. En mi caso lo he sentido con respecto a personas que no creía merecedoras del éxito.

Pero este sentimiento en realidad no nos ayuda en nada. ¿De qué nos vale sentir mal porque a otros les vaya bien? Te das cuenta que en realidad es un sentimiento destructivo. Y siempre es mejor construir que destruir. Por tanto si utilizamos el éxito de los demás para darnos cuenta de que nosotros también podemos o para inspirarnos en ellos entramos en emociones más positivas y a la vez nos sirve para construir sobre estas emociones.

El problema es cuando los envidiados somos nosotros. Es dificil lidiar con ello porque se ocultan en forma de personas críticas, o personas desmotivadoras. Por eso es mejor mantener a raya a este tipo de personas, porque a veces se convierten en enemigos de nuestra motivación y en malos consejeros.

Además de esto, permanecer en contacto con personas envidiosas hacen que se activen dentro de nosotros esas malas emociones que vibran en su interior y que se trasmiten como si fueran ondas de sonido. Los más escépticos le echan la culpa a las neuronas espejo. Lo cierto es que las personas que tienen emociones negativas hacia nosotros nos hacen sentir mal.

El problema es que a veces estas personas se disfrazan de amigos que hacen críticas supuestamente constructivas. O personas que te aconsejan abandonar. Por eso es importante detectar qué es realmente lo que pasa.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
eva gonzalez mariscal
educación
Eva González Mariscal

Cómo hablar a mi hijo de su padre, como madre separada

Cinco años va a hacer que me separé. Una separación que no ha sido fácil, con una relación que no ha mejorado significativamente estos años. Ha tenido sus más y sus menos, y que ahora está en un momento ni bueno ni malo. Está parada, ahí anclada, sin más. Mi

eva gonzalez mariscal blogger
personales
Eva González Mariscal

La buena comunicadora

Me acuerdo del primer día que alguien me dijo que era una buena comunicadora. Trabajaba en el Centro Tecnológico de la madera y el Mueble de Andalucía en proyectos. Entré en una reunión como autónoma y salí como trabajadora del centro. Allí los empresarios para los que presentaba la oferta,