#10 Evita a los envidiosos

poco

La envidia es una enfermedad. Todos en algún momento hemos sentido envidia. Entendamos la envidia como la emoción negativa que nos produce que a otra persona le vaya bien y tenga éxito. Y sí, lo hemos sentido todos. En mi caso lo he sentido con respecto a personas que no creía merecedoras del éxito.

Pero este sentimiento en realidad no nos ayuda en nada. ¿De qué nos vale sentir mal porque a otros les vaya bien? Te das cuenta que en realidad es un sentimiento destructivo. Y siempre es mejor construir que destruir. Por tanto si utilizamos el éxito de los demás para darnos cuenta de que nosotros también podemos o para inspirarnos en ellos entramos en emociones más positivas y a la vez nos sirve para construir sobre estas emociones.

El problema es cuando los envidiados somos nosotros. Es dificil lidiar con ello porque se ocultan en forma de personas críticas, o personas desmotivadoras. Por eso es mejor mantener a raya a este tipo de personas, porque a veces se convierten en enemigos de nuestra motivación y en malos consejeros.

Además de esto, permanecer en contacto con personas envidiosas hacen que se activen dentro de nosotros esas malas emociones que vibran en su interior y que se trasmiten como si fueran ondas de sonido. Los más escépticos le echan la culpa a las neuronas espejo. Lo cierto es que las personas que tienen emociones negativas hacia nosotros nos hacen sentir mal.

El problema es que a veces estas personas se disfrazan de amigos que hacen críticas supuestamente constructivas. O personas que te aconsejan abandonar. Por eso es importante detectar qué es realmente lo que pasa.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

#11 Crea nuevos hábitos. Cambia de rutina.

Si quieres conseguir resultados diferentes, necesitas hacer cosas diferentes. Pero no se trata sólo de actitud. La mayoría de cosas importantes que queremos conseguir requieren de constancia. Y esto implica que tendremos que repetir una serie de tareas durante más o menos tiempo. El conjunto de hábitos es nuestra rutina.

IMG_20170706_151532
personales
Eva González Mariscal

Mi balance de los 35

Mañana cumplo treinta y seis años. Soy una mujer de bien con dos hijos y un esposo maravilloso, que añade una tercera semihija a mi existencia vital. Mi año treinta y cinco ha sido excepcional en salud, dinero y amor.  Aunque no precisamente en ese órden. A mis treinta y

niños presentados
educación
Eva González Mariscal

Familias reconstituidas: cuando los niños se conocieron

No recuerdo haber contado aquí nunca cuando los niños se conocieron. De esto hace ya más de tres años. Ya llevábamos algunos meses de relación cuando Alfonso y yo decidimos que los niños se conocieran. En realidad nos daba pena que teniendo edades tan similares y mi hijo y la