salmorejo

Mi receta del salmorejo

Me habéis pedido mil veces la receta del salmorejo.

Por las diosas, lo del Mercadona no es salmorejo. No sé cómo os puede gustar eso.

No es tan difícil de hacer. De hecho es fácil a rabiar. Para tontos. Incluso para exs.

Viví algún tiempo en Lucena. Trabajaba allí como técnico de i+d+i en un centro tecnológico que ya quebró. Fue una de esas cosas que la Junta de Andalucía hizo mal. Gastó cantidades ingentes de dinero. Colocaron a un montón de  gente para que ayudáramos a las empresas a funcionar mejor. En infraestructuras carísimas y bajo la dirección de algún amigo de alguien.

Total, que me lo pasé genial. Me quedé preñada. Me despidieron. Fui a juicio y gané. Pero pasé de volver a trabajar. Me volví a casa y me puse a trabajar en una consultora de Sevilla.

Pero me traje la receta del salmorejo cordobés.

Dicen que un buen salmorejo se hace en termomix. Yo me compré esta batidora de 1200W que va como un tiro y hace un salmorejo estupendo. Mi batidora es la Taurus Optima Magnun 1200W

 

El salmorejo engorda. Lleva pan y cantidades ingentes de aceite de olvida virgen extra. Es recomendable un aceite que sea suave. Yo adoro, por ejemplo, el aceite de arbequina de Cortijo Garay. Pero es cuestión de gustos.

Mi receta lleva las siguientes cantidades. Pero es tan importante cómo elaborarlo como hacerlo.

Ingredientes del salmorejo

-2 kilos de tomate

-Medio bollo de pan del día anterior (importante que no sea del mismo día) de miga dura

-Un vaso de aceite de oliva virgen extra

-Un diente de ajo (o dos)

-Media cucharada de sal

-Media cucharada de vinagre

Cómo se prepara mi salmorejo perfecto

Ponemos en remojo el pan duro en un bol con agua. Un bollo de pan para mí es esto:

Cortamos el tomate y le quitamos las pipas. Los escurrimos de líquido. Los metemos en la batidora junto al aceite, el vinagre, el ajo y la sal. Lo batimos.

Escurrimos el pan. Lo introducimos en la batidora.

Para degustar mejor y ayudar a la salivación, y por tanto a la digestión, servimos con huevo duro, jamón y un chorreón más de aceite.

Yo soy muy sibarita y me gusta rallar el huevo duro. Y el jamón que sea bueno.

Nada más que añadir. Podéis quererme más todavía.

 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
pareja
Eva González Mariscal

Cómo influye tu matrimonio cuando emprendes

Este tema es muy polémico, lo sé. No sabéis cuántas veces ha salido a colación en mis clases y consultoría el tema de los maridos y las parejas. Yo estoy segura que en parte, mi negocio terminó con mi primera pareja. Y hoy doy gracias porque esta relación terminara. Cuando estaba con el

#10 Evita a los envidiosos

La envidia es una enfermedad. Todos en algún momento hemos sentido envidia. Entendamos la envidia como la emoción negativa que nos produce que a otra persona le vaya bien y tenga éxito. Y sí, lo hemos sentido todos. En mi caso lo he sentido con respecto a personas que no

educación
Eva González Mariscal

Por qué los niños no escuchan

Yo me enfrenté al hecho de que mi hijo no me escuchaba con Gabriel. Resulta que con mi hijo mayor nada iba a ser sencillo ¡qué va! Mi hijo vino al mundo a enseñarme en un curso acelerado lo que era la paciencia y la resistencia al «ruido». Yo que