portada foto

Cómo influye tu matrimonio cuando emprendes

Este tema es muy polémico, lo sé. No sabéis cuántas veces ha salido a colación en mis clases y consultoría el tema de los maridos y las parejas. 
Yo estoy segura que en parte, mi negocio terminó con mi primera pareja. Y hoy doy gracias porque esta relación terminara. 
Cuando estaba con el padre de mi primer hijo trabajaba más de diez horas diarias. A veces tenía dos trabajos. Otras veces tenía un trabajo y un negocio online. Y otras solo el negocio online. 
Tuve épocas muy duras donde mi negocio no iba al ritmo que quería y eso lastraba mi ánimo. Y a la vez me sentía tan mal. Y tan sola también. 
En otras ocasiones con mi anterior pareja estábamos más alineados y sacábamos adelante proyectos de diseño y formación. Pero no siempre se puede ir ambos al mismo ritmo. Y llegó el momento en que cada cual estaba inmerso en sus vidas profesionales. 
Para mi, la etapa final de mi relación fue agotadora entre un negocio de 5000 alumnas con sus consecuentes horas de trabajo. Y la sensación de soledad más absoluta, donde no sólo contaba poco o nada con el apoyo. Sino que pasaba días enteros solas con mi hijo, mi negocio y sola en casa. No sólo tenía una carga enorme de trabajo para mí sola, y tenía que organizarme sola. Sino que además tampoco tenía interés en nada que aconteciera en mi vida profesional. 
Considerando todo eso, con mi actual marido y padre de mi hija, mi manera de trabajar y estar en familia es muy diferente. Estas son las cosas que ahora aplico y que para mí son importantes:

  1. El trabajo sigue siendo una gran parte de mi vida. Y mi carga familiar y en casa tiene que tener una distribución que me permita trabajar sin estar continuamente agobiada. Por tanto era fundamental la ayuda externa en casa y formar un equipo de trabajo. Eso me permite ser más eficiente y más feliz. 
  2. Los objetivos están alineados y no competimos en tiempos. Los dos necesitamos tiempo de trabajo y descanso. Yo tengo un bebé y mi carga de trabajo es muchísimo menor que antes por decisión propia. Pero cuando necesito mi tiempo, mis horas están bloqueadas sin excusas. 
  3. Bajo ningún concepto permitiría que mi trabajo se considerara de menor valor que el de mi pareja. Esto frecuentemente ocurre en las parejas que uno trabaja fuera. Doy valor a mi trabajo creativo y de ventas, tanto como el suyo que es mucho más técnico. 

Tras mi separación me llevé dos años que apenas podía trabajar y me molestaba exponerme. De hecho entré en quiebra en poco tiempo a pesar de haber funcionado maravillosamente antes. Porque ante un momento emocionalmente malo, es muy probable que haya que parar. Además de eso, me enamoré y es emocionalmente muy desestabilizador vivir el duelo de tu antigua vida y la ilusión del enamoramiento y la construcción de una diferente.
Así que es posible a lo largo de la vida también te encuentres en este tipo de situaciones. Nadie te puede garantizar nada en la vida. Así que hay que vivir lo que nos viene, nos guste más o nos guste nuevo.
Con mi marido he encontrado una serenidad, complicidad y confianza que nunca había vivido. Y esto me ayuda a estar más fuerte en los negocios. Sin olvidar que las etapas complicadas son una fuente de crecimiento.
Una vez entras en una crisis del calibre de vivir una separación y una quiebra, la vida se ve de otra manera. En Estados Unidos se valora muchísimo la experiencia de vivir un desastre económico y ganarte una segunda oportunidad. Esto te dota de una profundidad estratégica y de análisis como ninguna otra experiencia.
Sé en carne propia, lo difícil que es salir adelante con un negocio cuando te ves sola y sin apoyo. No solo sin apoyo moral, es que a veces físicamente nos vemos solas. Pero ahí están las mujeres que lo consiguen. Y las que los conseguimos.
No te voy a decir que si sigues adelante en un matrimonio que ni apoya, ni acompaña es difícil. Pero es que tampoco es imposible. Y por supuesto no lo elegiste en base a eso. 
Sin embargo, tener a alguien con quien empujar en la misma dirección es una bendición. Sobre todo cuando hay confianza plena. 
En todo caso, un matrimonio o pareja fuerte, es siempre muy bueno y ayuda a avanzar. Tu energía es mucho más focalizada y más concentrada que de otra manera. Una pareja con problemas drena toda la energía. 
Así que mucho ánimo a todos, estéis en el momento que estéis y pensad que de cualquier modo es posible con esfuerzo y constancia, casi cualquier cosa se puede conseguir. 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
espiritual
Eva González Mariscal

Enfoque personal ¿Qué necesito ahora?

Cuando tenía veintitres años toda mi vida estaba enfocada al trabajo. Mi adicción era el trabajo, la comida de los supermercados abiertos a las tantas y la adrenalina. Con la adrenalina lo que hacía era trabajar en varias empresas a la vez, y tener mis propios proyectos. Formarme ilimitadamente. Y

espiritual
Eva González Mariscal

¿Sabes que nuestra intuición es más poderosa que la razón?

  Estamos programados para tomar decisiones rápidas. Analizar en segundos. La parte del cerebro que actúa así es la más desarrollada porque de ello dependía nuestra supervivencia. La parte que razona y da mil vueltas a las cosas surgió después y está mucho menos desarrollada. Por eso pensamos peor que

Familia
Eva González Mariscal

Mi puerperio en familia reconstituida

Cuando me quedé embarazada sabía que iba a afrontar una etapa muy difícil en el puerperio con los exs. Me lo advirtieron claramente «no vas a poder soportar la misma carga emocional en el embarazo que en el puerperio». Y efectivamente así fue. Si los bebés vienen a veces a