eva gonzalez mariscal mama convergente

Deja que la vida te despeine

Deja que la vida te despeine, te alborote. Que cada rayo de sol te de más fuerza. Sevilla es maravillosa y nos da estos días de sol para agradecer a la vida lo bonito de vivir cada día. Cada mañana vivir es un regalo. Y cada uno elegimos cómo vivir nuestro día.

Yo elijo la familia, la felicidad, la suavidad, el brillo del sol, los abrazos de mi marido. Elijo vivir con alegría, desde la positividad. Desde la abundancia Infinita del universo.

Vivo cada día consciente de la necesidad de agradecer infinitamente por todo lo que me rodea. Y feliz de mis elecciones.

Vivo despeinada, y feliz.

Así cada día de los que pueda saber que yo y todos los que quiero, están. Viviendo en cada día. Habitando mi cuerpo. Irradiando felicidad. Resistencia. Fortaleza. Empoderamiento.

En el camino de mi vida. En la dirección que elijo en cada momento.

 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
familia reconstituida
Eva González Mariscal

Familia con hijos de diferentes padres ¿pueden ser familia numerosa?

La respuesta es sí. Actualmente se contempla como familia numerosa los núcleos con más de dos hijos, o de dos si uno de ellos tienen discapacidad, siempre que concurra alguna circunstancia como que en el núcleo familiar sean más de tres, convivan o no en custodia compartida. Y no, no

familia reconstituida
Eva González Mariscal

Cuando la co-parentalidad tras el divorcio es muy difícil

Hay veces que no podemos cambiar a las personas de las que nos separamos, y no hay manera de ejercer una co-parentalidad positiva. A veces el sistema legal se empeña en hacer algo que es imposible. Nos insiste en que lo llevemos bien y haya una comunicación, donde existe un

espiritual
Eva González Mariscal

Admito que soy fuerte

Estoy segura que me hubiera ido mejor en la vida como una persona fuerte. En mi sitio siempre. Sin dejar que nadie me pisoteara. En lugar de callando por no liarla. Manteniendo la compostura. Recuerdo en el instituto, y más adelante en otros foros, cuando había que quedar mal con