dav

Niños y contenidos a demanda

Me gustaría un mundo dónde los padres dejaran de esconder que sus hijos ven contenidos a demanda (YouTube, clantv, Netflix) y juegan videojuegos por estar demonizados por los medios de comunicación tradicionales como la televisión y la prensa escrita, que ven perder cuota de mercado (dinerito).

Porque estos medios son los que se encargan de llevar psicólogos que se basan en supuestos estudios científicos, para decir que la tablet es mala (como si la televisión fuera buena)

Periodistas y columnistas de dudosa autoridad hacen constante el aviso de lo malas que son las tecnologías para los niños. Que se ven amenazados por la falta de atención de las nuevas generaciones.

Para las nuevas generaciones el telediario y los programas de noticias de la tele en general, los periódicos y demás, ya no son para ellos AUTORIDAD. Y se lo han ganado a base de perjudicar constantemente la oferta de información con sensacionalismo, amarillismo y falta de contratación de las noticias. Y a veces directamente dar noticias manipuladas para sus propios intereses.

En fin, que la generación es una amenaza. Estará informada, formada y con tremendas redes. No se vuelven solitarios. Se vuelven colaborativos.

Los jóvenes de hoy en día, esos que están todo el día con las pantallas. Esos. Temedles.

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email
evagl2
espiritual
Eva González Mariscal

Y la ilusión ¿qué?

Cuando tenemos por fin esa idea para poner en marcha todo parece emocionante. Es lo más parecido a un anamoramiento. No vemos los defectos, no pensamos que pueda salir mal. Nos lanzamos al abismo sin paracaídas. Pero la realidad suele darnos un bofetón de golpe. Si no ya tenemos antes

ex-de-alto-conflicto-mama-convergente
Foto
Eva González Mariscal

Las personas conflictivas, hacen del conflicto un hábito.

Hoy es el cumpleaños de mi marido. Me preguntaban el otro día en la radio, si quizás mi blog y mis redes no eran demasiado íntimas. Les expliqué que para mí el diario emocional y el de tantos bloggers habían cambiado muchas cosas. Que durante años se había ignorado cómo