dav

Niños y contenidos a demanda

Me gustaría un mundo dónde los padres dejaran de esconder que sus hijos ven contenidos a demanda (YouTube, clantv, Netflix) y juegan videojuegos por estar demonizados por los medios de comunicación tradicionales como la televisión y la prensa escrita, que ven perder cuota de mercado (dinerito).

Porque estos medios son los que se encargan de llevar psicólogos que se basan en supuestos estudios científicos, para decir que la tablet es mala (como si la televisión fuera buena)

Periodistas y columnistas de dudosa autoridad hacen constante el aviso de lo malas que son las tecnologías para los niños. Que se ven amenazados por la falta de atención de las nuevas generaciones.

Para las nuevas generaciones el telediario y los programas de noticias de la tele en general, los periódicos y demás, ya no son para ellos AUTORIDAD. Y se lo han ganado a base de perjudicar constantemente la oferta de información con sensacionalismo, amarillismo y falta de contratación de las noticias. Y a veces directamente dar noticias manipuladas para sus propios intereses.

En fin, que la generación es una amenaza. Estará informada, formada y con tremendas redes. No se vuelven solitarios. Se vuelven colaborativos.

Los jóvenes de hoy en día, esos que están todo el día con las pantallas. Esos. Temedles.

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email
mama-convergente-mama-quiero-ser-informatico
divorcio
Eva González Mariscal

Mamá, quiero ser informático.

Ya hace años que sé que mi hijo tiene talento para esto. No había materia curricular en el cole que le hiciera ilusión, pero es un gran aficionado a la tecnología desde hace años. Algo que me llevó a discusiones continuas con su padre, mi ex, y ha sido su

rabieta crisis dos años
Foto
Eva González Mariscal

Rabietas de la crisis de los dos años

Esta sería la decimosexta rabieta de la media hora de compras. En concreto en esta estaba vaciando el carro del super. Y ella quería los lacasitos. Y el bol de Mini Mouse. Y todo. Sus dos años de experiencia, de vida, los pasa entre rabieta y rabieta. Odia las trancisiones.