Cómo editar tu propio libro. Por Pilar

portada def 2No me podía resistir a la historia de Pilar Fonseca del blog Todomundopeques. Editar un libro y venderlo por tu cuenta sin la ayuda de una editorial detrás apoyando es difícil. Era una historia que tenía que contarse, así que aquí os dejo con ella.

Bueno esa era la intención, sobre todo porque era la que más se ajustaba a mi cuenta corriente, pero después… poco a poco las cosas se complican más de lo que esperas.

Os cuento mi aventura.

Tras varios años escribiendo en mi blog (todomundopeques.blogspot.com) llegó un momento en el que se me fueron acumulando ideas, propuestas, anécdotas e historias que tenía la sensación de que podían cobrar vida propia.

Escribir me encanta, siempre me ha encantado, me hace disfrutar, me ayuda a desahogarme, me gusta, mucho. Lo de encontrar tiempo para ponerme a escribir fue toda una aventura. Tener dos hijos y ser una persona procastinadora por naturaleza son aspectos que no ayudan a la hora de sacar tiempo para escribir, retocar, corregir, volver a escribir, volver a releer, cambiar alguna que otra cosa, corregir y corregir y corregir. Y una vez que lo has conseguido ¿qué haces?

mano-escribiendo-en-cuaderno2

La primera opción que barajé fue enviarlo a un par de editoriales. No muy grandes ni muy pequeñas, las que pensé que podría interesarles mi forma de escribir y el contenido del libro. Un mail para presentárselo. Esperar. Un mail de respuesta suya diciendo las condiciones. Responder. Esperar. Esperar. Esperar. Un mail cargado de buenas palabras pidiendo el original. Fin del proceso.

No me convence enviar el original a “puerta fría”. No tengo claro que les vaya a gustar. No tengo tanto tiempo y no soporto la sensación de que lo estoy perdiendo a lo tonto.

Pasamos a la segunda opción. La autoedición. Y pregunto entre mi TimeLine de Twitter a ver qué me cuentan. Aquí me hablan de bubok, me pongo en contacto con ellos, les pregunto y al final me animo. Primero hago el PDF y después empiezo a mirar en su web. La cosa parece muy fácil al principio pero… como todo, se va complicando poco a poco. Mi chico me echa una mano y con los niños acostados, nos ponemos a ello una noche hasta la madrugada y se supone que lo tenemos.

No es gratis. Lo parece pero no lo es. Como es lógico hay que registrar la obra y conseguir el ISBN para que se pueda vender y no lo puedan copiar (en teoría…) y eso lo puedes hacer por tu cuenta o lo puedes contratar con ellos. Además, quieres que se venda para distintos formatos de e-reader y eso también lo contratas.

Nosotros tenemos portada con ilustraciones originales y además, hay ilustraciones abriendo cada capítulo del libro. Todo eso lo tienes que incrustar o insertar en el formato elegido y tienes que tener cuidado con la maquetación y los números de la páginas y si quieres que aparezca el nombre y el título del libro en la cabecera de cada página y si quieres que la primera página tenga el primer renglón como a la mitad y si has pensado en cambiar la tipografía de todo el original. Vamos que todas esas cosas que quieres que le den personalidad a tu libro, que lo hagan diferente no sólo en el fondo sino también en la forma, al final, se traducen en que es mejor que lo contrates. A no ser que domines como nadie el arte de la maquetación, cosa que nosotros obviamente no dominábamos así que pasamos por caja.

Al final sí, tienes que hacer una inversión en el tema edición y si luego quieres hacer presentaciones y esas cosas y poder vender el libro en esos eventos, es imprescindible que mandes imprimir unos cuantos ejemplares o sea que los compres. Entre unas cosas y otras, haz cuentas, ten unos ahorros preparados o un inversor que te haga un pequeño préstamo a medio plazo (en mi caso fue mi SantaMadre) y líate la manta a la cabeza.

Después viene el curro de verdad: mover el libro. Ahora es cuando te enteras (al menos en mi caso fue así) que grandes establecimientos de esos que presumen de cools y cultos, no trabajan con libros autopublicados, o sea que de hacer una presentación por poner un ejemplo en la FNAC, pues va a ser que no. Y también te enteras de que hay webs centradas en el mundo del escritor o de la escritora (como escritoras.com y alguna otra) que tampoco se leen libros autoeditados, ni los promocionan, vamos que ni los mencionan.

Empieza una labor de pequeños pasos, de hacerte una nota de prensa que cuente de que va la historia, que hable de ti, que presente tu libro y que sea lo suficientemente atractiva como para llamar la atención sin ser ni estridente ni prepotente. Empieza la labor de enviar la nota a los medios, de mover el libro por las redes sociales (en Twitter, en Facebook, en Pinterest,…), de hacer presentaciones (donde te dejen y si tienes suerte, donde te inviten). Para todo esto la verdad es que de nuevo el blog (todomundopeques.blogspot.com) vuelve a ser de gran ayuda. Es como un círculo que se abre y se cierra en el mismo punto, sólo falta que a muchos y sobre todo a muchas, os guste lo que guarda este círculo, la historia de una “Mamá Full Time” como tantas otras…

171e320e589b03cc05eead8a59549018

Pilar Fonseca

http://todomundopeques.blogspot.com.es/

 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
negocios personales
Eva González Mariscal

Cosas que sabemos las madres que trabajamos desde casa

***Este artículo me vale también para papis implicados en la crianza que trabajan desde casa.Nuevas paternidades y nuevas masculinidades. A todo el mundo les parece genial que trabajemos en casa cuando tenemos niños pequeños. Soy consciente de que es sin duda una gran ventaja. Más aún considerando la (falta absoluta)

educación
Eva González Mariscal

NO preguntes a tus hijos sobre “Momo”

Creo que muchos habréis visto circular noticias sobre Momo. Es un ser de aspecto espeluznante que dicen, engancha a tus hijos a una especie de juegos peligrosos donde acaba por autolesionarse. La realidad es que Momo es una de las leyendas de nuestro tiempo. Es una escultura que se viralizó

Familia
Eva González Mariscal

Me da pena mi ropa por eso la tiro

La verdad es que nos va muy bien. No paran de contratanos y de llegar clientes. Tanto clientes nuevos como clientes de hace diez años. Así que vamos a quitar el vestidor de casa y convertirlo en una oficina. Pero con los niños más mayores en casa y un bebé