probando-juguetes-fisher-price

¡Probando juguetes de Little People!

Los juguetes de Little People, son de la línea de Fisher Price para los más pequeños de la casa. Sinceramente pensaba que iban a ser juguetes más pequeños, pero la verdad que tienen un tamaño considerable. Algo que me encanta, porque para los niños pequeños, los juguetes grandes son mucho más prácticos para ellos porque tienen una psicomotricidad fina en desarrollo, y porque los juguetes más pequeños pueden ser peligrosos para ellos.

La Granja cuida a los animalitos

Al principio el que más le llamó la atención fue la Granja, que estaba accesible y montada. La granja cuenta con tres zonas. La parte del cereal y el molino, a la que se le puede dar vueltas de manera manual, la parte central con una puerta superior que se puede abrir y un botón, con dos puertecitas a los laterales, y la zona de la derecha de los animales, con una mantita. Esa parte se puede plegar para que ocupe menos espacio.

Probamos la Granja cuida a los animalitos, que tiene sonido en algunos botones y algo que les llama aún más la atención a los más pequeños, que es una campanita que suena.

El Garaje Cochelandia

Y también probamos el Garaje Cochelandia de Little People de Fisher Price, que tiene dos coches y os aseguro que es adictivo para toda la familia, no sólo para la pequeña de tres años.

Eso sí, nos llevó algo más de tiempo montarlo. La Granja viene montada, pero el Garaje viene sin montar y nos llevó montarlo una media hora. Eso sí, viene todo bien explicado y numerado.

Y cómo podéis apreciar en el vídeo es bastante grande, claro que Matilde es bastante compacta de tamaño y casi se tiene que poner de puntillas para poner los coches.

Los juguetes de esta marca a mí me gustan desde siempre por sus calidades, son muy resistentes y seguros. Son muy recomendables.

Yo me quedaría de los dos con el Garaje porque me encantan los coches y siempre me decidía desde siempre por los juguetes con coches. Sin embargo, a la peque le gustó mucho la granja. En estos días que han estado ambos accesibles en el salón, ha jugado considerablemente más con el Garaje que con la Granja.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

#14 El poder extraordinario de decir que NO y punto

Qué gustazo es decir un «no» a tiempo. Ese no que cuesta que salga de la boca. Que, por alguna razón extraña, te cuesta desde dentro decir ese «no y punto». El máximo exponente del «no» que no se dice, es ese momento en que estás en un grupo de

slider-mama
SLIDER
Eva González Mariscal

Mamá Convergente

Este es un blog para revolucionar la vida  Tanto tu vida personal como los negocios  Suscríbete para no perderte nada Suscríbete