acoso en redes

El acoso nunca es culpa de la víctima

Dejad de decir a las adolescentes que tienen la culpa de lo que les pase si comparten su foto.

Hace unos años, una pareja mía me contaba que cuando quedaba con sus colegas de universidad a hacer trabajos, se dedicaban a hacer composiciones de chicas de su clase y mujeres desnudas. Vi algunos de esos montajes y parecían reales.

Durante meses han circulado supuestas fotos que eran montajes de un caso muy famoso de violación.

Ayer en Netflix vi en el documental que hablaban de porno vengativo, cómo habían arruinado la vida a una chica usando una foto suya y haciendo un montaje como si estuviera desnuda. Dice que sospecha que fue alguien con quien ni siquiera se acostó. Que lo hizo por venganza.

Yo misma he vivido episodios de extorsión y venganza con mentiras y difamaciones. Incluso usando documentos falsos.

La libertad de cada uno de hacer lo que le venga en gana, sin molestar a otros debería ser indiscutible. Soberana.

Lo que no puedes evitar es cruzarte en la vida con personas esquizoides y paranoicas, capaces de destrozar la vida de alguien.

Así que cambiad de argumentos. La libertad de cada cual de hacerse fotos, compartirlas, beber y vivir su vida, es soberana.

Si alguien desea destrozar tu vida difamando, mintiendo, usurpando o lo que sea, tened en cuenta que es la responsabilidad de esa persona, no de la víctima.

Y sí, todos podemos afrontar episodios con gente con sus transtornos y sus neuras con fortaleza. Sin culpa. Y con mucho empoderamiento.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Cómo convertirte en Youtuber, disfrutarlo y ganar dinero

Si una imagen vale más que mil palabras, una imagen en movimiento acompañada de mil  palabras ¡vale infinito! Estarás conmigo, los tutoriales con fotos molan pero por muy bien que te los expliquen, a veces, necesitas ver más de cerca todo el proceso. Los videotutoriales pasan de la palabra y

espiritual
Eva González Mariscal

Puedes confiar en ti, te lo juro.

El otro día saqué casi toda mi ropa del vestidor y la tiré. Y después todavía tiré más hasta quedarme casi sin nada. Nada de eso me hacía ya feliz. No importaba si me entraba o si me hacía mejor cuerpo. No me gustaba, y punto. La vida a veces