clienta-del-infierno-decalogo

Decálogo de los clientes del infierno

Yo como diseñadora Web, cuando veo a un cliente problemático que pasa de uno a otro y siempre habla mal del anterior, me lo quito de encima. Al final te comprometen personalmente y te genera problemas. No aceptéis clientes así. Seas diseñadora, abogada o psicóloga. Eduquemos.

Os advierto que parecen encantadores siempre, de lejos.

Decálogo de clientes problemáticos narcisistas complicados, ya seas diseñador, abogado o psicólogo:

1. Son súper encantadores al principio.

2. Se encargan de acariciar tu ego. Siempre tienen un gran problema que sólo tú podrás resolverles.

3. Ese mismo problema lo han intentado solucionar antes otro diseñador, abogado o psicólogo, pero sin buenos resultados. Pero están convencidos que es porque eran peores profesionales que tú.

4. Y que además estos profesionales los han engañado, estafado, o sido mediocres.

5. Empiezan siendo muy aduladores, pero pronto empiezan a hacer exigencias sin sentido. Pero se disculpan, porque tienen malas experiencias con los anteriores.

6. Empiezan a tener mucha prisa, o a quejarse de que esperaban otros resultados.

7. Empiezas a ver que han ocultado información relevante, y empiezas a tirar del hilo.

8. Lo que era confianza extrema en dos días se convierte en suspicacia, empiezas a ver que tratan de controlar ellos la estrategia.

9. Te das cuenta que han mentido y que no se puede terminar el proyecto .

10. Te enteras que además hablan mal de ti.

Extra 11: no cobras.

Mantén buena relación con los profesionales de ru sector y hazles cordón sanitario a los clientes de la muerte.

Comparte este post

IMG_20150806_205756
Foto
Eva González Mariscal

La autodefensa también es autocuidado

Yo fui parte de ese Internet peligroso, incipiente. El de los chats con extraños siendo adolescente y el porno en cada búsqueda de Google. En una de mis conexiones de chat di con un acosador. Era aún adolescente y esa fue mi primera incursión en el mundo hacker. Me amenazó

beso manos libres
Familia
Eva González Mariscal

Ponte en manos libres

Adoro a mi esposo. Y ser madrastra, por feo que suene el nombre, es una de las experiencias más enriquecedoras que he vivido en mi vida. Porque la de madre se nos presupone. Nos sobreviene y nos cambia el mundo. Pero para asumir el papel de «madroide temporal», en mi caso

photo-1507550442364-c0a42bd688e0
Familia
Eva González Mariscal

No hay familias perfectas

A raíz de una desilusión en mi ámbito familiar no hace mucho decidí volverme más hacia mí. Durante estos meses he estado haciendo un enorme trabajo personal, que necesitaba muchísimo. Por ejemplo, me he vuelto casi estrictamente racional. He desechado todo lo que había leído en libros y en artículos