embarazada

Sí, ¡estoy embarazada!

La verdad es que estoy muy feliz. Para mí este embarazo es una auténtica bendición. Lo vivo en esta ocasión con la experiencia ya de tener otro hijo y la madurez de tantas y tantas cosas vividas en estos siete años… Un momento de máxima creatividad desde el centro de mí. Feliz.

En estas doce semana he pasado por muchas cosas, y quizás la que más ha marcado este tiempo es la dificultad para expresarme libremente y contar que estaba embarazada. Claramente tengo un problema con este tema. Una inseguridad que llevo dentro desde hace años. Un miedo, quizás a no cumplir las expectativas del clan. Y esta vez he sido consciente del proceso y he ido aprendiendo a cada paso de aquello que iba sintiendo.

Estoy feliz. Insultantemente feliz para muchos.

Un cambio de etapa de transformación absoluta. Un momento de atravesar las sombras. De consciencia y atención plena, siendo mucho más que palabras.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
educación
Eva González Mariscal

Familias reconstituidas: cuando los niños se conocieron

No recuerdo haber contado aquí nunca cuando los niños se conocieron. De esto hace ya más de tres años. Ya llevábamos algunos meses de relación cuando Alfonso y yo decidimos que los niños se conocieran. En realidad nos daba pena que teniendo edades tan similares y mi hijo y la

Familia
Eva González Mariscal

Mi experiencia de un nuevo año sin coche

https://instagram.com/p/zSou_YMK1F/?taken-by=mamaconvergente Este año accidentalmente me quedé sin coche. Estaba aparcado en la puerta de casa. Un día de niebla un señor mayor estaba sin mucha visibilidad y se empotró contra él. Salió un poco aturdido pero poco más. Después de varios días en el taller para el peritaje conveniente el

Yo no tenía insomnio, tenía la fase de sueño retrasada

  Pues sería desde los 20 años, cuando en la Universidad pasé a un turno de tarde que no dormía a mi hora. Recuerdo en casa broncas y broncas porque me dormía a las cuatro de la mañana y no me despertaba hasta las doce o la una. Era despertarme,