niños presentados

Familias reconstituidas: cuando los niños se conocieron

No recuerdo haber contado aquí nunca cuando los niños se conocieron. De esto hace ya más de tres años.

Ya llevábamos algunos meses de relación cuando Alfonso y yo decidimos que los niños se conocieran. En realidad nos daba pena que teniendo edades tan similares y mi hijo y la suya, no tuvieran oportunidad de disfrutar. Y más teniendo en cuenta que ambos eran hijos únicos.

Hicimos la prueba de que se conocieran y ya. Tampoco lo teníamos muy pensado. Y rápidamente al conocerse se sintieron bien el uno con el otro. Mi hijo se empeñó en que se viniera a casa a dormir esa noche y así lo hicimos ¡había que aprovechar!

Lo más gracioso fue que estando ya en casa viendo una peli nos vieron besarnos:

-Son novios, son novios.

Tenían tres y cinco años en ese momento. Estaban a punto de cumplir años y se invitaron a sus cumpleaños. Esa noche empezaron durmiendo en el cuarto de mi hijo y acabaron todos en mi cama.

Así fue como empezó. Los niños soltaron en freno de mano.

¿Fue fácil? Esa parte sí. Luego vinieron algunos pequeños celos de mi hijo, que pensaba que le prestaba demasiada atención a la hija de mi marido, que a su vez me pedía constante atención. Puede que por la edad, o puede que simplemente por carácter, requería de una constante atención. Para entonces ¡yo no sabía ni hacer una trenza! Pero todo se aprende, gracias a YouTube.

No es fácil, no.

Algunos expertos dice que una familia reconstituida funciona de manera normal a los cuatro años, otros alargan el tiempo a siete años.

Es cierto que mi hijo y la suya viven sometidos a un estrés muy grande a veces. Que sufren sus conflictos de lealtades a ratos, en otros están necesitados de sentir que pertenecen a un núcleo y a otro, y se hace difícil.

Si hubiera determinado todo el futuro la presentación todo sería perfecto y maravilloso, pero no. Nadie dijo que fuera fácil. Digamos que los comienzos son una luna de miel, y ahora viene formar una familia. En eso estamos.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
espiritual
Eva González Mariscal

La razón por la que mi fui de Instagram (y luego volví)

Os cuento porque dejé Instagram. Para empezar, tienes que saber que a  mí me gusta ver gente guapa y en forma. Me gusta mucho. Pero es que hay algo de esas fotos que me sacaba de mis casillas. Esas frases arrogantes, espirituales o de profundo nivel intelectual que copiaban de

educación
Eva González Mariscal

Tenemos que estar a la altura de los sueños de nuestros hijos

A veces es complicado apoyar un hijo que quiere ser YouTuber, O una que quiere ser pintora en un ambiente que difícilmente acepta su venta artística, ni le da el suficiente tiempo de tranquilidad y reposo que requiere una artista. Una de las cualidades de alguien que practica disciplinas como