niño tocando la guitarra

Tenemos que estar a la altura de los sueños de nuestros hijos

A veces es complicado apoyar un hijo que quiere ser YouTuber, O una que quiere ser pintora en un ambiente que difícilmente acepta su venta artística, ni le da el suficiente tiempo de tranquilidad y reposo que requiere una artista.

Una de las cualidades de alguien que practica disciplinas como la música o la pintura, es que requiere de muchísimas horas continuas de estar sentada y concentrada en una sola actividad. Y con muchas, me refiero a que empiezan siendo dos y acaban suponiendo jornadas de cuatro a seis horas, pintando, o ensayando al piano.

Dejarlos soñar sin destrozar sus sueños, ¿acaso es necesario que comprendan lo difícil que pudiera ser destacar en la pintura en el mundo de hoy? ¿o cómo de difícil es que entren en un conservatorio? ¿o qué quizás no cuenta con genética para ser jugador de baloncesto?

No creo que a los niños haya que crearles la costumbre de tener un pensamiento mágico de nuestra época de «si lo deseas, podrás hacerlo», porque no es cierto. A veces no se puede. pero en nuestro mundo de hoy, es posible dedicarse a tantas cosas que son cercanas a los sueños que teníamos de niños, que no hay que dejar que se dejen vencer por la negatividad.

Pero quizás si centrar su atención en lo que les hace sentir esa actividad en ese momento, y dejar que difruten de ella en el momento. Justo este es el momento. Nadie sabe qué será de la vida en unos años, ni cómo será el mundo. No sabemos si sus intereses cambiarán.

Hoy también es el día ideal para alinearnos con sus sueños y ayudarlos a disfrutar cada día de lo que hacen.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
rabieta crisis dos años
Foto
Eva González Mariscal

Rabietas de la crisis de los dos años

Esta sería la decimosexta rabieta de la media hora de compras. En concreto en esta estaba vaciando el carro del super. Y ella quería los lacasitos. Y el bol de Mini Mouse. Y todo. Sus dos años de experiencia, de vida, los pasa entre rabieta y rabieta. Odia las trancisiones.

IMG_20170625_194349
personales
Eva González Mariscal

Estoy en Matalascañas mientras arde Doñana

Anoche decidimos venir a Matalascañas antes de saber del incendio que amenazaba Doñana. Para quien no lo conozca, Matalascañas es una zona de playa próxima a Sevilla, donde muchos venimos a pasar el día o tienen segundas residencias. Vinimos a casa de la familia de Alfonso a pasar algunos días.