Cómo hacer yogur de soja y de leche de vaca

Tengo dos buenas razones para clonar el yogur. La primera por economía y la segunda, es mil veces más rico y más sano.

El proceso es muy rápido y sencillo sin necesidad de yogurtera ni otras cositas. Como sabéis los yogures son leche y fermentos (es decir bichos que transforman la lactosa) así que vamos a cultivar bichos.

Os cuento mi procedimiento, podéis adaptarlo, yo soy muy rara con lo mío.

Ingredientes:

1 litro de leche de soja (o de vaca)

1 yogur de soja preferiblemente natural (o de vaca, oveja o incluso leche materna)

 

A la leche de soja yogur de soja y a la leche de Lo que sea yogur natural de toda la vida. ¿Porque? Porque los fermentos que generan el yogur de soja sólo valen para soja y el de la leche vale parque todas las leches porque tienen lactosa.

Mezclamos en un tapper 1 yogur con un litro de leche y lo metemos en el microondas 40 segundos al máximo de potencia, lo sacamos lo removemos un poco y lo metemos otros 40 segundos, lo sacamos, removemos y cerramos rápidamente el tapper. Lo envolvemos en unas manta, jersey o similar. A ser posible lo metemos en unas caja o una bolsa de los congelados y lo dejamos 12 horas en una habitación calentita. Y ya hemos clonar un yogur que está mil veces más rico que cualquiera del super.

Podemos mezclarlo con miel, mermelada, frutas, etc…

 

TIPS: Yo hago yogur por la noche y lo pongo debajo de la cama. Por la mañana lo meto al frigo.

 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
evagonzalez
Familia
Eva González Mariscal

Gilipollas emocional

Yo era gilipollas emocional. Solo así se entiende que ni el feminismos más efervescente me librase de perdonar una infidelidad embarazada de mi primer hijo. Seguramente tampoco he sido nunca especialmente dependiente. Eso que dicen de la dependencia emocional. Así que estaba en plena fase de gilipollas emocional. Estaba confusa

Cómo se consigue perder el miedo a la incertidumbre

Me preguntan cómo he perdido yo el miedo a la incertidumbre. Hace años estaba completamente segura que mi vida sin una carrera universitaria o varias no tenía sentido. Me frustraba cada día que iba a estudiar y no veía motivos para hacerlo. Yo estudiaba empresariales pero no quería ser contable.