evaface

Veinticuatro horas de bloqueo en Facebook

Llevo publicando en Facebook desde 2011. Muchas publicaciones y miles de euros (unos 10.000 euros) invertidos en esta Web social en publicidad.

Horas y horas de contenidos creados para esta Red Social.

Y una broma sin mucha importancia

Esta es la publicación por la que Facebook entiende que he incumplido las normas.

Para lo cual ha necesitado de una horda de hombres (y mujeres) machistas para denunciar esta publicación.

Y esta publicación tiene mucho que ver con una de Basulto diciendo que a las mujeres nos violan más por beber alcohol.

 

Debe tener muchos amigos enfadados con la caña que le metí ese día.

Y se les habría caído el servidor de forocoches y no tenían nada mejor que hacer.

Dejad de seguirle el rollo a los machirulos.

Yo hoy no puedo hablar con mis clientas con Facebook. Y tengo ocho Webs y varios grafismos en desarrollo. Necesito Facebook para trabajar.

Así que nada. Probaré qué es eso de estar sin publicar 24 horas.

Trabajaré y esas cosas que hacen los humanos que no usan Facebook.

 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

#11 Crea nuevos hábitos. Cambia de rutina.

Si quieres conseguir resultados diferentes, necesitas hacer cosas diferentes. Pero no se trata sólo de actitud. La mayoría de cosas importantes que queremos conseguir requieren de constancia. Y esto implica que tendremos que repetir una serie de tareas durante más o menos tiempo. El conjunto de hábitos es nuestra rutina.

Familia
Eva González Mariscal

Mi puerperio en familia reconstituida

Cuando me quedé embarazada sabía que iba a afrontar una etapa muy difícil en el puerperio con los exs. Me lo advirtieron claramente «no vas a poder soportar la misma carga emocional en el embarazo que en el puerperio». Y efectivamente así fue. Si los bebés vienen a veces a

#13 No estás cansada, estás desmotivada

Hace unos meses os conté en Facebook algo que le pasa habitualmente a mi hijo. Para comprender esta historia tienes que saber que mi hijo Gabriel es un niño muy activo. No para quieto, no se sienta casi nunca, y tan pronto para su actividad se duerme en cuestión de