conflictos-mama-convergente-blog

Volver a tu mejor yo

Tras un divorcio y tras vivir otras situaciones altamente estresantes con personas que son altamente conflictivas, te puede suceder como a mí, que acabes teniendo la situación de perderte a ti misma. A veces parece dentro del conflicto y fuera de él, estamos cambiando.

Es una situación desagradable cuando vemos que esa transformación te está sacando tu peor versión y piensas cómo has podido llegar a ciertos comportamientos, en los que no te sientes reflejada.

En los problemas que tratamos de resolver, con personas altamente conflictivas o con transtornos de personalidad, nos podemos enredar tanto que no vemos la luz. Pero sobre todo en esa agotadora tarea nos vemos que nos van sacando todo lo peor de nosotras mismas. Y eso es lo peor que nos puede pasar. Es su mayor éxito.

Los éxitos de las personas altamente conflictivos, no están en las batallas en las que se meten a menudo. Pero su interés no es ganar una o cien batallas. Viven por y para el conflicto y su éxito es destruir a la persona fruto de su obsesión. Intentan destruir sus relaciones afectivas, su vida, su reputación e incluso su vida profesional. Pero su mayor éxito es que la persona cambie.

La máxima de una persona conflictiva es destruir a la persona, hasta que se pierda a si misma. Y no para hasta que la destruye o se interviene judicialmente para que pare. Porque no hay nada que se pueda hacer desde ningún ámbito para que estas personas paren, que no sea la vía legal.

Lo único que podemos hacer es cuidarnos, protegernos, recuperarnos a nosotras mismas y crecer hacia una versión mejor incluso de nosotras mismas. Mientras se deja todo en las manos de quien sí que puede parar la situación que son los jueces.

Mientras pasa la tormenta, la justicia es lenta, necesitamos recuperarnos. Tenemos que encontrar nuestras fortalezas, y nuestras pasiones fuera de ese conflicto, y cultivarlas fuertemente. Sólo así cuando la tormenta termine, que puede ser en muchos años, conseguimos ser una versión mejorada.

En lugar de invertir nuestras fuerzas en cambiar a esas personas, ya sea la expareja propia, la de tu pareja actual, o terceros, se trata de dejar todo eso en manos de la justicia, profesionalizar nuestro problema, e invertir en cultivarnos a nosotras mismas.

En algún momento esto termina, y antes de terminar baja la intensidad. Pero en el transcurso agotador de todo esto, nos tenemos que cuidar y cultivar. Sólo así, podemos salir con éxito de una situación así.

Cuidado, amor y mucha fe en que se va a resolver. Y como digo, la resolución no pasa por nosotras sino por la ingrata vía legal. Nuestro éxito es salir de esto en una mejor versión de nosotras mismas.

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email
imagen-podcast
podcast
Eva González Mariscal

012 – La montaña rusa emocional de emprender – Emprendedoras Online

Las emprendedoras vivimos en una montaña rusa emocional. Si quieres sobrevivir a ella, debes gestionar tus emociones. Así podrás encontrar soluciones a los problemas de tu negocio, desde un punto de vista escéptico y realista. De este modo llevarás a buen término tus proyectos, sin necesidad de apuntarte a la

niños-mama-convergente-blog-madres
Familia
Eva González Mariscal

7 frases inspiradoras para hijos e hijas de madres emprendedoras

Los hijos de las madres emprendedoras aprenden muchas cosas durante su niñez que son diferentes a las que aprenden otros niños. Ellos tienen que aprender a lidiar con las rachas de más y menos ingresos, escuchan algunas conversaciones no muy agradables con clientes, nos ven a las mamás usar mucho

eva gonzalez mariscal blog mama convergente
personales
Eva González Mariscal

Mi éxito es como yo lo veo

El éxito necesita de determinación y de persistencia. De la capacidad de no renunciar a lo que hacemos ante cualquier fracaso. De mantenernos optimistas y positivos. Sentir que somos capaces de lograr nuestros objetivos porque confiamos en nosotros y en la gente que hemos elegido para que nos acompañe en