conflictos-mama-convergente-blog

Volver a tu mejor yo

Tras un divorcio y tras vivir otras situaciones altamente estresantes con personas que son altamente conflictivas, te puede suceder como a mí, que acabes teniendo la situación de perderte a ti misma. A veces parece dentro del conflicto y fuera de él, estamos cambiando.

Es una situación desagradable cuando vemos que esa transformación te está sacando tu peor versión y piensas cómo has podido llegar a ciertos comportamientos, en los que no te sientes reflejada.

En los problemas que tratamos de resolver, con personas altamente conflictivas o con transtornos de personalidad, nos podemos enredar tanto que no vemos la luz. Pero sobre todo en esa agotadora tarea nos vemos que nos van sacando todo lo peor de nosotras mismas. Y eso es lo peor que nos puede pasar. Es su mayor éxito.

Los éxitos de las personas altamente conflictivos, no están en las batallas en las que se meten a menudo. Pero su interés no es ganar una o cien batallas. Viven por y para el conflicto y su éxito es destruir a la persona fruto de su obsesión. Intentan destruir sus relaciones afectivas, su vida, su reputación e incluso su vida profesional. Pero su mayor éxito es que la persona cambie.

La máxima de una persona conflictiva es destruir a la persona, hasta que se pierda a si misma. Y no para hasta que la destruye o se interviene judicialmente para que pare. Porque no hay nada que se pueda hacer desde ningún ámbito para que estas personas paren, que no sea la vía legal.

Lo único que podemos hacer es cuidarnos, protegernos, recuperarnos a nosotras mismas y crecer hacia una versión mejor incluso de nosotras mismas. Mientras se deja todo en las manos de quien sí que puede parar la situación que son los jueces.

Mientras pasa la tormenta, la justicia es lenta, necesitamos recuperarnos. Tenemos que encontrar nuestras fortalezas, y nuestras pasiones fuera de ese conflicto, y cultivarlas fuertemente. Sólo así cuando la tormenta termine, que puede ser en muchos años, conseguimos ser una versión mejorada.

En lugar de invertir nuestras fuerzas en cambiar a esas personas, ya sea la expareja propia, la de tu pareja actual, o terceros, se trata de dejar todo eso en manos de la justicia, profesionalizar nuestro problema, e invertir en cultivarnos a nosotras mismas.

En algún momento esto termina, y antes de terminar baja la intensidad. Pero en el transcurso agotador de todo esto, nos tenemos que cuidar y cultivar. Sólo así, podemos salir con éxito de una situación así.

Cuidado, amor y mucha fe en que se va a resolver. Y como digo, la resolución no pasa por nosotras sino por la ingrata vía legal. Nuestro éxito es salir de esto en una mejor versión de nosotras mismas.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

A mi ya no me duele la regla

Cuando era adolescente recuerdo como terribles los días del período. Sudores fríos, un dolor insoportable e incluso desmayos en algunas ocasiones. Era un cuadro, y más para mí que trataba por todos los medios que eso de «ser mujer» no fuera ningún impedimento para hacer con mi vida lo que

embarazo
Eva González Mariscal

La crema antiestrías que me funcionó en el embarazo

Encontré el antiestrías que funciona. Con Gabriel me salieron tres estrías. Tres. En la última semana del embarazo salieron todas. Como si me estuvieran esperando. Así que decidí que con Matilde no me iba a pasar. Y se me iluminó una bombillita. Una idea genial. Me acordé que meses atrás