eva gonzalez mariscal hija

Rabietas: hacerse la estrella de mar

Os vengo contando que hace semanas, que Tilde sufre la famosa «crisis de los dos años». Los que llaman «los terribles dos años». Y alcanza su máxima expresión gráfica cuando hace, lo que yo llamo, la estrella de mar.

La técnica de la estrella de mar consiste en tirarse al suelo y hacer como si fuera una estrella de mar que se hubiera tomado dos cafés bien cargados. Y acompasadamente mueve los brazos y las piernas, pegada al suelo cual estrella de mar psicótica, gritando a unos decibelios que deberían estar prohibidos.

Por suerte vivo en una casa y en mi comunidad no hay ningún vecino estúpido que ponga las famosas notas en Internet, para que hagamos callar a los niños.

Sin embargo, en el supermercado, se suceden las miradas condescendientes que reflejan en su cara «vaya madre tiene que no le hace callar». En caso que me encuentre en un ambiente muy pro crianza con apego, cuyos consejos serían «deberías abrazarla e intentar razonar/negociar/contener» que me miran con odio.

A ver, queridas, la técnica de estrella de mar es la misma que usaban los manifestantes del 15M y que llamaban «resistencia pasiva». No la ha inventado mi hija. Desde Interior consideraron que la resistencia pasiva se consideraría un «atentado contra la autoridad». La llegaron a comparar con el terrorismo y con la violencia callejera. Hasta consideraron que «hacer la estrella de mar» era una forma de «guerrilla callejera».

En todo eso pienso, cada vez que mi hija hace la estrella de mar en mitad de un supermercado, un parque, una plaza, la guardería, el salón y básicamente cualquier lugar, una treinta veces diarias. Ese peso muerto en forma de estrella de mar que consigue convertir en un pequeño suplicio. Al intentar levantarla parece que pesara una tonelada.

Los motivos pueden ir desde querer unos «lacasitos», a que le entre el vestido de la «barbie». Desde querer comerse unos «gusanitos» llenos de tierra, a querer que los gatos acudan a su llamada.

Es imprevisible, incontenible y sinceramente no veo que exista modo alguno de extinguir la técnica de la estrella de mar.

¿Estás en la fase de la estrella de mar? si es así, un abrazo, mucho ánimo. Y déjala pasar sin tirar de tus lumbares.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
negocios personales
Eva González Mariscal

¿Y si nada me apasiona?

He querido escribir este artículo porque puede que no encuentres lo que te apasione y estás harto de leer en blog que te dediques a lo que te apasione. Y resulta que incluso Steve Jobs, que dijo que trabajaras en aquello que te apasione, no es que fuera ningún apasionado

#7 Sé normal

Este es el capítulo número 7. El siete es mi número favorito. Yo nací un siete de Julio, el 7 del 7. Es un número especial para mi, y no por eso deja de ser un número normal. Este post tiene que ser especial, por eso hablo de la normalidad.

maternidad
Eva González Mariscal

Cuando me abandoné porque no podía afrontarlo

  Hoy me desperté triste. Ya apenas tengo estos episodios de tristeza profunda. Cuando me separé en el verano de 2014 me enfermé. Entré en una grandísima depresión. Primero porque mi familia se rompió. Todos los planes de futuro saltaron por los aires. Había pagado un préstamo para que mi