El reto «no pantallas»

moviles

 

Durante años, años y años he leído todas las noches. Sin falta. Era incapaz de ir a dormir sin un libro.

Claro, que cuando vives en pareja, ejem… Se pone más complicado. Pero aún así podía mantener el ritmo de dos libros a la semana.

Pero de buenas a primera la invasión de blogs, feedly, facebook, twitter, instagram… Y hoy me iba a poner a escribir y pensé «de qué c… escribo hoy». El libro inspira. Los blogs molan y te ayudan a dar frescor a la ideas, pero al menos yo necesito más profundidad para volver a inspirarme y pensar.

Quizás la vida online es tan rápida que a penas tengo tiempo de pensar y profundizar.

Y por eso he decidido iniciar dos retos conjuntos:

1. NO PANTALLAS A PARTIR DE LAS 8 DE LA TARDE. Si, me prohíbo todas las pantallas que no sean mi ebook.

2. Leer un libro a la semana. Sin duda no es un reto doloroso. Me gusta leer, solo es cuestión de meterlo en mi rutina.

Lo de NO PANTALLAS es algo que realmente puede beneficiar. En épocas que las he restringido realmente he conseguido grandes mejoras en productividad. Necesito aprender cosas nuevas, refrescarme, distraerme y soñar. Y eso para mí requiere de la profundidad de sumergirse en la lectura.

El movimiento NO PANTALLAS no sólo te ayuda a mejorar la productividad en tareas que no tienen que ver con Internet. Hay estudios que dicen que tenemos problemas de sueño porque nos llevamos demasiado tiempo a partir de las nueve o diez de la noche con el móvil, la tablet o el portatil. La luz que proyectan hacen que nuestro cerebro no se entere que se está haciendo de noche.

Mi ebook no tiene luz trasera, sino tinta electrónica, así que lo dejaré de compañero.

 

Comparte este post

#14 El poder extraordinario de decir que NO y punto

Qué gustazo es decir un «no» a tiempo. Ese no que cuesta que salga de la boca. Que, por alguna razón extraña, te cuesta desde dentro decir ese «no y punto». El máximo exponente del «no» que no se dice, es ese momento en que estás en un grupo de

evayalfonso
espiritual
Eva González Mariscal

Podemos hacer cosas difíciles

Decía Anna Freud que las mentes creativas siempre se han conocido por ser capaces de sobrevivir a cualquier clase de mal adiestramiento. Estoy teniendo un verano complicado a nivel emocional. El puerperio es complicado. Una sobrecarga enorme de trabajo con un gran pico de estrés. Mi primer verano de familia

clienta-del-infierno-decalogo
Foto
Eva González Mariscal

Decálogo de los clientes del infierno

Yo como diseñadora Web, cuando veo a un cliente problemático que pasa de uno a otro y siempre habla mal del anterior, me lo quito de encima. Al final te comprometen personalmente y te genera problemas. No aceptéis clientes así. Seas diseñadora, abogada o psicóloga. Eduquemos. Os advierto que parecen