Porqué nos cuesta aprender idiomas

Cuando viajo a Portugal, cosa que hago muy frecuentemente, desde el recepcionista del hotel hasta la vendedora del mercado me entienden a la perfección. Yo sin embargo tengo que afinar el oido muchísimo para entender lo que me están diciendo. Gracias a una conversación que tuve ayer al fin entendí que estaba ocurriendo:

El español, es una lengua muy pobre a nivel fonético si lo comparamos con el portugués. Es lógico pensar que una persona de habla portuguesa pueda entender nuestras (pobres) 5 vocales.

Podéis entenderlo mejor si leéis el siguiente extracto de la Wikipedia:

«El portugués posee 9 vocales orales en opición fonémica, y 19 fonemas consonánticos, aunque algunas variedades tienen menos fonemas. Además hay 5 vocales que algunos fonólogos analizan como alófonos de vocales orales, 10 diptongos orales y 5 diptongos nasales. En total, el portugués brasileño posee 12 fonemas vocálicos. Además, el portugués es una lengua de acentuación compleja, ya que existen distintas pronunciaciones incluso dentro de las variantes del mismo idioma.»

¿Que hace un portugués cuando nos escucha? Recurre a su lengua materna y encuentra nuestras 5 vocales en su extensísimo repertorio de vocales orales. ¿Que hace un hispanohablante cuando escucha a un Portugués? Preguntarse porque no entiende absolutamente nada. No tenemos fonemas a los que acudir, no están en nuestra cabeza. A alguien se le olvidó ponerlos de serie.

Lo cierto es que no somos capaces de oir esos fonemas, porque en nuestro período ventana no lo aprendimos. En edad adulta tendremos que apoyarnos en lo aprendido, lo que dificulta el aprendizaje de otras lenguas. Sobre todo partiendo de tan pobre fonética.

Idiomas como el Portugués, el inglés y el alemán, poseen una gran riqueza fonética. El castellano no. ¿Como podríamos solucionar este problema? Iniciando a los niños en otros idiomas en el denominado «período ventana». Este período se da desde el nacimiento (o incluso antes) hasta los 6 años aproximadamente. En este período los niños son capaces de asimilar múltiples lenguas de forma simultanea. Lo importante de este período es que puede OIR fonemas que en otro momento de la vida pueden serle muchísimo más difícil de escuchar (por no decir imposible). Después de este tiempo se supone que tenemos que apoyarnos en la fonética de la lengua materna para aprender estos idiomas, y con una fonética tan pobre como la española es sumamente difícil.

Es verdad que para un inglés es complicado aprender un idioma gramaticalmente complicado como el español. Pero mucho más difícil es para un español aprender un idioma opaco y fonéticamente complejo como es el inglés. (Un idioma opaco es aquel en que no se escribe como se pronuncia)

Por tanto, el aprendizaje de idiomas en España parte de dos problemas:

La iniciación en otros idiomas de forma tardía. Más allá de los 6 años el período ventana no existe y es justo esa la edad en la que se comienza el aprendizaje de idiomas en las escuelas públicas.

La impartición de los idiomas por profesionales no nativos, con carencias fonéticas que arrastran de este tipo de formación. No poseen los fonemas reales del idioma que imparten, por lo que no pueden transmitirlo a los niños.

En casa, hemos solventado parte de este problemas gracias a la ingente paciencia y el amor incondicional de un padre con idioma alemán nativo y siguiendo la regla OPOL, one person one language, una persona un idioma. Es decir, cada uno de nosotros le hablamos en un sólo idioma. De esta manera el niño asocia a cada uno de nosotros con nuestro «idioma de serie»

¿Cómo solventar este problema en casa donde no se tiene referencia de dos lenguas? Siento decir, muy a mi pesar, que es prácticamente imposible llegar al bilingüismo sin que al menos un 30% de lo que escucha el niño es en otro idioma diferente. Me caben dudas de que con un par de horas a la semana con un nativo pueda ser suficiente para la formación correcta en idiomas. En España estamos en desventaja, nuestra fonética nos pone en una situación complicada. Habrá que buscar las fórmulas y realizar esfuerzos para lograrlo, pero de momento estamos en mal camino.

Gran parte de la información que encuentro por internet sobre el bilingüismo da consignas poco útiles. Poner música y videos en inglés es una de las más repetidas. Yo soy muy crítica con este tipo de información. No me parece oportuno dar este tipo de consejos que lo único que hacen es entorpecer la enseñanza y generar frustración. Nadie quiere que su hijo aprenda a contar o a escribir viendo un vídeo. Los niños necesitan contacto afectivo HUMANO para aprender. Internet es un nido de personas con capacidad de crear culpa y frustración en las madres.

Yo os animo a encontrar nuevas fórmulas para lograr al menos aprovechar de forma real ese período ventana. Yo os dejo la llave a fin de que ustedes logren abrir esa puerta.

Ni siquiera en una casa OPOL como la mía es sencillo. A veces nos vemos envueltos en situaciones muy incomodas. Un ejemplo es cuando yo «creo escuchar» que el padre le dice algo al niño y yo lo contradigo porque no lo he entendido bien. O cuando «me parece» que está el padre diciendo algo incorrecto o en un tono que no me gusta. Es cierto que el idioma alemán es para mi gusto muy serio (y para cualquiera que lo escuche en un tono alto sin entender el idioma). Además el padre tiene la «fea» costumbre de hablar en dialecto en algunas ocasiones para complicarme un poco más la tarea.

Dicho todo esto me gustaría mucho que me comentarais vuestras experiencias con los idiomas y sobre todo: fuera las culpas y fuera complejos.

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email
limpiar-y-ordenar-con-hijos
educación
Eva González Mariscal

Niños que ayudan en casa

Quizás mi filosofía en cuanto a si los niños deben o no ayudar en casa difiera mucho de lo acostumbrado. Y es que pienso que la responsabilidad de que la casa esté limpia, ordenada y habitable nos corresponde a los adultos de la casa. Es más, añadiría que cada cual

tablets y niños
educación
Eva González Mariscal

Brecha digital entre niños y niñas

Mientras muchos siguen sin saber si deben usar la tablet, mi mente está en la estrategia para evitar que mi hija viva una brecha digital. Y sigue sin saber el impacto de que las niñas prefieran YouTube y ver YouTubers que juegan a maquillarse o novelas de las Barbies. Y

dibujar cuadraditos
Familia
Eva González Mariscal

Los niños dibujan con Youtube y Google. Mi tele es una tablet

La tele de mi salón es como una gran tablet gigante. Con tres niños en casa: la hija de mi pareja, mi hijo mayor y nuestra bebé de siete meses en común, necesitamos recursos rápido. Y además como trabajamos los dos en casa, necesitamos tiempo. En mi pueblo estamos a