mama-convergente-blog-maternidad

Me decían que escribir un blog de maternidad era reaccionario.

Me decían que escribir un blog de maternidad era reaccionario.

Que identificarme con la maternidad era algo absolutamente estúpido, que entorpecería mi carrera. O mi marca personal como profesional.

Me decían que en realidad todo el éxito que tenían mis proyectos en Internet es porque daba con un grupo de amas de casa aburridas de la vida, que no tenían nada mejor que hacer que leerme.

Y eso que me decían concentraba mucho del feminismo maternófobo. Los hombres directamente no le daban valor ninguno. O mejor dicho, nos ninguneaban.

Empecé en 2011 y en este tiempo he visto como los discursos de los blogs de maternidad calaban en la sociedad, creábamos movimientos, se transformaban en política. En política feminista del extremo progresista, justo todo lo contrario a lo reaccionario.

Y ahora muchas se apuntaron, otras descubrieron y otras siguen sorprendidas por los cambios sociales impulsados y su adopción en los sectores más progresistas.

Los blogs de madres nunca fueron reaccionarios. Más bien reaccionaban ante el capitalismo neoliberal que nos oprimía y nos axfisiaba. Que nos despersonalizaba y nos dejaba en ese denominado, no sé si bien o mal, suelo pegajoso.

Lo cierto es que los blogs de madres, y el activismo maternal en redes, han generado un cambio social sin precedentes haciendo visible la maternidad. Exponiendo la intimidad para cambiar lo privado y lo público.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
cinta caja supermercado
Familia
Eva González Mariscal

El exhibicionismo diario de la caja de los supermercados

Al lado de casa tengo varios supermercados. Un Día, un Lidl, un Carrefour y un Mercadona a menos de un kilómetro de casa. Mi mayor gesto ecológico de los últimos meses es ir a comprar a ellos en bicicleta. Casi todo lo demás me da igual. Hasta hace unos días

mecanofamilia
Familia
Eva González Mariscal

Las familias mecano y su funcionamiento.

No me gusta que nos llamen familia desestructurada. Me parece un término estúpido que te etiqueta y te marca con un deje de desgracia futura. Con ánimo de traumas y fracasos. No me gusta. Lo odio, y te pediría que en adelante no lo utilices. Todos cuando rompemos un nucleo

photo-1444681179373-730055ddc7b6
espiritual
Eva González Mariscal

Estoy cansada de que me rechacen en las ofertas de empleo

La mayoría de las que leéis este blog tenéis un perfil muy parecido al mío. Tenemos una formación superior y hemos trabajado en puestos de trabajo que requerían de cualificación. Muchas de nosotras hemos ido subiendo en los puestos o encontramos el trabajo para el que nos habíamos preparado. Y