mama-convergente-blog-maternidad

Me decían que escribir un blog de maternidad era reaccionario.

Me decían que escribir un blog de maternidad era reaccionario.

Que identificarme con la maternidad era algo absolutamente estúpido, que entorpecería mi carrera. O mi marca personal como profesional.

Me decían que en realidad todo el éxito que tenían mis proyectos en Internet es porque daba con un grupo de amas de casa aburridas de la vida, que no tenían nada mejor que hacer que leerme.

Y eso que me decían concentraba mucho del feminismo maternófobo. Los hombres directamente no le daban valor ninguno. O mejor dicho, nos ninguneaban.

Empecé en 2011 y en este tiempo he visto como los discursos de los blogs de maternidad calaban en la sociedad, creábamos movimientos, se transformaban en política. En política feminista del extremo progresista, justo todo lo contrario a lo reaccionario.

Y ahora muchas se apuntaron, otras descubrieron y otras siguen sorprendidas por los cambios sociales impulsados y su adopción en los sectores más progresistas.

Los blogs de madres nunca fueron reaccionarios. Más bien reaccionaban ante el capitalismo neoliberal que nos oprimía y nos axfisiaba. Que nos despersonalizaba y nos dejaba en ese denominado, no sé si bien o mal, suelo pegajoso.

Lo cierto es que los blogs de madres, y el activismo maternal en redes, han generado un cambio social sin precedentes haciendo visible la maternidad. Exponiendo la intimidad para cambiar lo privado y lo público.

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email

¿Es posible ganar 3000 euros al mes con un blog personal?

Esa era una de las grandes cuestiones a descubrir en la encuesta de Madresfera. Una encuesta que se hizo a las blogueras de la esfera maternal para saber cual era el rendimiento monetario de sus blogs. Tuve la enorme suerte de que Mónica de la Fuente, CEO de Madresfera me

A mi ya no me duele la regla

Cuando era adolescente recuerdo como terribles los días del período. Sudores fríos, un dolor insoportable e incluso desmayos en algunas ocasiones. Era un cuadro, y más para mí que trataba por todos los medios que eso de «ser mujer» no fuera ningún impedimento para hacer con mi vida lo que