evabebe

La tetanalgesia funciona. Matildita y las vacunas.

Hoy hemos ido a poner las vacunas a Matildita. Tres pinchazos. Entre ellos la triple vírica. Por cierto, que desde el 1 de diciembre en Andalucía, la vacuna prevenar está en el calendario. Es decir, que ya no tenemos que pagar los más de trescientos euros que cuesta la Prevenar. Para mí es una vacuna importante porque previene la neumonía, meningitis y otitis.

He podido comprobar que la tetanalgesia funciona. Hace unos meses  leí en Maternidad Continuum que si ponía al bebé a la teta mientras le ponía las vacunas, el dolor aliviaría. Cuando llegué a la sala de vacunación le pedí al enfermero poner a la niña al pecho. Me miró raro, pero dijo que sí, que le daba igual. No daba la impresión de que se lo pidan habitualmente.

Tres pinchazo, y la niña apenas hizo amago de llorar en el segundo y el tercero. Así, bien enganchada a la teta, aumentaba el ritmo de succión.

No la quité del pecho ni al salir de la consulta. Me senté un rato con ella en la sala de afuera, no parecía ni estar intranquila.

Luego dejó la teta, sin ninguna señal de que le doliera nada ni estar asustada. Parece magia.

Alfonso la metió en la bandolera y a dormir. Fin.

Lo cuento para poner mi granito de arena para que esta práctica se generalice. Para que las madres la conozcan y la pidan. Y con algo más de suerte, las maravillosas enfermeras que tenemos la sugieran.

 

 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Cómo hacer en casa un stand para tartas

/tres-stand-tartas-cartel.jpg»> Ahora en verano me apetece hacer cosas. Y algunas que implican spray de pintura, mejor ahora que podemos salir fuera sin morir de frío. Así que aunque el stand en sí no es muy de verano (porqué no estoy por hornear mucho en verano), pero para prepararlo ahora es

Familia
Eva González Mariscal

Sí, ¡estoy embarazada!

La verdad es que estoy muy feliz. Para mí este embarazo es una auténtica bendición. Lo vivo en esta ocasión con la experiencia ya de tener otro hijo y la madurez de tantas y tantas cosas vividas en estos siete años… Un momento de máxima creatividad desde el centro de

educación
Eva González Mariscal

Por qué los niños no escuchan

Yo me enfrenté al hecho de que mi hijo no me escuchaba con Gabriel. Resulta que con mi hijo mayor nada iba a ser sencillo ¡qué va! Mi hijo vino al mundo a enseñarme en un curso acelerado lo que era la paciencia y la resistencia al «ruido». Yo que