Cuando empezar a cocinar con los niños

Hay niños más ágiles y menos ágiles. Con más y con menos interés en la cocina. Y en muchos casos el interés fluctúa mucho dependiendo de la edad del niño. Porque cada niño tiene su ritmo como todas ya sabemos, su personalidad y sus gustos.

Para mí no hay una edad más o menos adecuada. Sólo actividades que puede o no hacer con más o menos fluidez o agilidad, cosas más o menos peligrosas. En el caso de mi hija pequeña, tengo la suerte que es extremadamente habilidosa, lo cual ha hecho que pueda ayudarnos a cocinar desde muy pronto, ayudada por una escalera de madera por su baja estatura.

Sin embargo mi hijo mayor, cocinó mucho conmigo debido a sus alergias, pero luego dejó de interesarle la cocina entorno a los siete años.

Sin embargo desde muy pequeños y siguiendo la corriente Montesori, adaptamos la casa para que a muy pequeña edad pudieran desayunar solos. Desde preparar la leche en el microondas a las tostadas o cereales. Y creo que ha sido de gran ayuda para todos. Aún la pequeña no puede hacerlo pero sí puede ayudarse de los hermanos para preparar el desayuno.

En poco tiempo creo que empezaré a darles libertad de preparar la cena, aunque se trate nada más que de calentarse y servirse por ellos mismo la comida. Me refiero a los mayores.

Por lo que he podido ver, esa autonomía les refuerza mucho la confianza en ellos mismos. Y les proporciona una sensación de autosuficiencia que luego escalan al resto de su vida.

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email
photo-1456405653044-f908acd472ca
negocios personales
Eva González Mariscal

No esperes a que te apetezca

Mi única manera de salir del bloqueo de «no conseguir lo que quiero en la vida» es no esperar a que me apetezca. A los quince años tocar el piano me apasionaba. Me encantaba. Era mi refugio, formaba parte de mi identidad y además se me daba bien. Tenía mucha

Agenda para bloggers: imprimibles gratuitos

Existen dos tipos de blogueros, los que publican a diario y los que se prometen a sí mismos que van a publicar a diario. Tras decidirme a lanzar mi último proyecto llamado Hijos Modernos, con el que acumulo ya tres blogs en los que publicar, obligatoriamente tocaba agendar. Quiero contarte