imagen-podcast

012 – La montaña rusa emocional de emprender – Emprendedoras Online

Las emprendedoras vivimos en una montaña rusa emocional. Si quieres sobrevivir a ella, debes gestionar tus emociones. Así podrás encontrar soluciones a los problemas de tu negocio, desde un punto de vista escéptico y realista.

De este modo llevarás a buen término tus proyectos, sin necesidad de apuntarte a la última corriente esotérica de moda, para emprender. Tu vida y tus proyectos, mejorarán significativamente conociendo  tus ciclos emocionales y gestionándolos adecuadamente. En lugar de agarrarte a la primera corriente esotérica del mundo emprendedor que se cruce por tu camino. Hacer esto puede suponer a largo plazo un peligro para tu desarrollo personal y el de los proyectos. En esto,pierdes de vista la realidad. Eso por propia definición, es peligroso para tu integridad mental, social y emocional. Avisadas estáis.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

La fábrica de expertos

Mi hermana bromea mucho conmigo. No pierde ocasión para presentarme como expertóloga.  Hace dos años o más que leí un libro sobre este tema y hace poco vi un documental que se llamaba así, la fábrica de expertos. Yo me considero ya expertóloga en este tema. En realidad el experto

eva gonzalez mariscal
mamá emprendedora
Eva González Mariscal

Cuando trabajas en casa y tienes interrupciones constantes

Uno de los problemas principales a gestionar cuando trabajas en casa son las constantes interrupciones por parte de otros miembros de la familia. Algo que es capaz de sacar de sus casillas al más serenos. A mis hijos trato de educarles de que cuando estoy en la oficina estoy trabajando

photo-1456405653044-f908acd472ca
negocios personales
Eva González Mariscal

No esperes a que te apetezca

Mi única manera de salir del bloqueo de «no conseguir lo que quiero en la vida» es no esperar a que me apetezca. A los quince años tocar el piano me apasionaba. Me encantaba. Era mi refugio, formaba parte de mi identidad y además se me daba bien. Tenía mucha